Cuánto cuesta vivir en Argentina con la inflación que tiene

Cuánto cuesta vivir en Argentina con la inflación que tiene


La economía de Argentina se está recuperando: el Fondo Monetario Internacional espera un crecimiento de 2,25% este año y registra que el consumo ha crecido. No obstante, la depreciación del peso en Argentina, una constante desde hace varios años —en 2016 perdió 17% frente al dólar— sumada la rampante inflación —es el tercer país con mayor inflación, solo detrás de Venezuela y Angola, según el FMI— ha llevado a que los precios de los productos cambien con rapidez.

Con el monto con el que se compraba algo hace un año, hoy no alcanza para adquirir ese mismo producto. El ejemplo claro, que se ha convertido en una suerte de referente, es en una hamburguesa Big Mac de McDonald's, a propósito del índice que hace cada año The Economist. Hace un año, en mayo de 2016, CNN en Español registró que una Big Mac costaba 33 pesos (2,39 dólares al cambio de ese entonces, 14,294 pesos por dólar según datos del Banco Central de la República Argentina). Hoy esa misma Big Mac cuesta 65 pesos (unos 3,97 dólares al cambio actual, 16,339 pesos por dólar).

(Crédito: Getty Images)

En 2016 el salario mínimo legal mensual era 6.060 pesos argentinos (unos 420 dólares entonces). En 2017 el salario mínimo legal mensual es 8.060 pesos argentinos (unos 493 dólares). Eso quiere decir que en 2016 para comprar una Big Mac, un trabajador con el mínimo debía trabajar 1 hora: ganaba 2,38 dólares y la Big Mac costaba 2,39. Hoy no le alcanzaría: ese mismo trabajador gana 2,8 dólares por hora, y la Big Mac cuesta 3,07 dólares, por lo que para pagarla debe trabajar 1,4 horas.

Un dato para tener en cuenta: la Big Mac pasó de 55 pesos en enero a 65 pesos en abril, y el combo Big Mac de 89 pesos a 95 pesos en abril: así de rápido se mueven los precios en Argentina.

El cambio del dólar minorista al peso argentino tocó su récord histórico este lunes, cuando se vendió a 16,41 pesos en bancos y casas de cambio, como consecuencia de la dolarización de las carteras de los inversionistas que buscan protegerse de la crisis política en Brasil por la acusación contra Michel Temer por presunto pago de sobornos, según explica Télam.

Con la volatilidad del dólar y la constante alza de precios, lo cierto es que hoy con un dólar se compra menos que antes. Alcanza para una lata de Coca-Cola o un queso fynbo en un supermercado, y apenas es una cuota inicial para un espresso en Starbucks o una Big Mac en McDonald's.