Cómo lavar edredones ¡rápido y sin dañarlos!

Cómo lavar edredones ¡rápido y sin dañarlos!


Suaves, mullidos y confortables. La lencería no solo da un toque de color al dormitorio, también crea una barrera protectora entre el colchón y nuestra piel, y ayuda a mantener las sábanas frescas de toda la suciedad del medio ambiente. Por esta misma razón, debemos darles un mantenimiento adecuado. Sigue leyendo y aplica estos tips al lavar edredones.

Lo primero que hay que destacar es la confección. Si bien los metros de tela se cortan dependiendo de las medidas –individual, doble, Queen o King–, tienen un relleno que puede ser sintético o de plumas. En consecuencia, hay que hacerle ciertos ajustes al ciclo de lavado y secado.

ELIMINA EL POLVO

Para ganar tiempo, y no tapar los filtros de la lavadora, es conveniente eliminar la mayor cantidad de sucio de la cubierta. Así bien, lo puedes guindar en el tendedero y pasarle un paño, o utilizar uno de estos instrumentos que van adhiriendo las pelusas.

PROGRAMACIÓN

Dado su volumen, el lavar edredones tiene que ser una tarea única; es decir, no se recomienda compartir la carga con toallas o cualquier otro objeto.

Laundry GIF - Find & Share on GIPHY

A continuación, selecciona el ciclo “delicado” y emplea solo agua fría. Si es de otro material, puedes activar el agua templada, en ambos con detergente baja espuma más no suavizante. De lo contrario, corres el riesgo que las fibras se encojan y, además, se tiñan si suelta un poco de color.

SECADO

Cuando toque lavar edredones en casa, recuerda que la fase de secado es igualmente importante. Para no hacerlo a mano, puedes repetir el ciclo para así eliminar todo resto de jabón; luego extiéndelos y mételos en la secadora.

Ahora bien, si vas a dejarlos al aire libre ubícalos en un lugar ventilado y llegue un sol tenue. En el caso de los plumones, mejor colocarlos en una superficie plana e irles dando vuelta cada pocas horas para que las plumas se aplanen.

TIPS ADICIONALES

  • Las bolsas plásticas tamaño XXL, o las que tienen cierres, son ideales para conservarlos libres de moho en los armarios.
  • Evita plancharlos. Bastará que los dejes tomar la forma directamente sobre la cama.
  • Olvídate de productos como la lejía.