EE.UU: Se acabó la era de la paciencia estratégica con Corea del Norte

EE.UU: Se acabó la era de la paciencia estratégica con Corea del Norte


El vicepresidente estadounidense, Mike Pence, advirtió este lunes que "la era de la paciencia estratégica" de Washington hacia Corea del Norte ha terminado. Y advirtió que Pyongyang "haría bien en no poner a prueba la determinación" del presidente Donald Trump. Pence formuló estas declaraciones durante una visita a la zona desmilitarizada entre Corea del Norte y Corea del Sur, un día después del lanzamiento fallido de un misil norcoreano. El vicepresidente de EE.UU. se encuentra en la primera escala de una gira de 10 días que además de Corea del Sur incluye a Japón, Indonesia y Australia, en momentos de extrema tensión en la península coreana. Pence, cuyo padre luchó en la Guerra de Corea de 1950-1953, dijo que Estados Unidos mantendrá su "alianza férrea" con Corea del Sur. El funcionario habló de la "determinación del pueblo y el presidente estadounidenses" para resolver la situación "a través de medios pacíficos, a través de negociaciones".

"Estamos trabajando junto a nuestros aliados y socios, y con los líderes chinos, para elaborar una gama de opciones" que estén listas si el régimen norcoreano persiste en su "patrón desestabilizador y provocador" y se niega a "desnucleanizarse", dijo H.R. McMaster en declaraciones a la cadena estadounidense ABC desde Afganistán.

McMaster agregó que en las "próximas semanas, meses", habrá "una gran oportunidad para todos" de "emprender acciones excepto el conflicto armado, de manera que pueda evitarse lo peor".

Preguntado por si la opción militar sigue sobre la mesa, el asesor respondió: "todas nuestras opciones están sobre la mesa, en proceso de mejora y de desarrollo más a fondo".

McMaster agregó que el lanzamiento fallido de un misil norcoreano el fin de semana"encaja en el patrón de comportamiento provocador, desestabilizador y amenazante del régimen de Corea del Norte".

Ejercicios militares

Un funcionario militar estadounidense que no fue identificado afirmó según informes que el misil disparado por Corea del Norte fue probablemente un proyectil de alcance intermedio y no uno con rango intercontinental (ICBM por sus siglas en inglés).

En enero el líder norcoreano, Kim Jong-un, aseguró que su país ultima el desarrollo de un ICBM que pueda alcanzar Estados Unidos.

A raíz de otro misil lanzado el pasado 5 de abril por Corea del Norte, el Pentágono envió a la península al portaaviones nuclear USS Carl Vinson.

Por otra parte, tropas de EE.UU. y Corea del Sur realizan actualmente ejercicios militares conjuntos, que se prolongarán durante dos semanas.

A este panorama de gran tensión se une la posibilidad de que el régimen de Kim Jong-un decida realizar en los próximos días una sexta prueba atómica.

Fotos recientes parecen indicar según analistas que todo está listo en su base nuclear para ejecutar una, un gesto que escalaría el nerviosismo en la región.

Foto: AFP GETTY