Arrestan a 6 empleadas venezolanas por venta de pasaportes y cédulas

Arrestan a 6 empleadas venezolanas por venta de pasaportes y cédulas


El Ministerio Público venezolano informó este martes de la detención de seis empleadas del Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería de Venezuela (SAIME) por presuntamente vender cédulas y pasaportes venezolanos a personas de origen sirio que no cumplían con los “trámites correspondientes” para obtener los documentos.

La Fiscalía identificó a las empleadas como Jethaimet Wiher Blanco, Isamar Gutiérrez Campos, Chery Del Carmen Perdomo, Lilian Irene Castillo, Mariannys Peña Rivera y Yamilet Galvis Chacón. Todas se desempeñaban como transcriptoras de datos del SAIME y ya fueron presentadas ante el fiscal 56° nacional, imputadas por los delitos de corrupción propia, acceso indebido a sabotaje o sistemas protegidos, otorgamiento irregular de documentos de identificación y asociación para delinquir.

CNN ha hecho varias llamadas al Ministerio Público para conocer más detalles del caso y para conocer si las seis empleadas imputadas tienen representación legal. Hasta ahora no tenemos respuesta.

De acuerdo al comunicado del Ministerio Público, la investigación, que parte de una denuncia de la Inspectoría General del SAIME, dio a conocer que las mujeres cobraban 5.000 dólares por los documentos de identificación.

El Ministerio Público no informó de la identidad de las personas de origen sirio que habrían pagado por estos documentos.

Desde principio de los años 2000 ha habido preocupación entre legisladores estadounidenses de que grupos radicales del Medio Oriente puedan estar usando documentos de identificación venezolanos para viajar de forma desapercibida. Un reporte del Congreso estadounidense de 2006 muestra preocupación porque “los documentos de identificación y viaje de Venezuela son extremadamente fáciles de obtener para personas sin derecho a ellos”. Y otro reporte del Congreso estadounidense del mismo año alerta sobre la presunta colaboración entre funcionarios corruptos del gobierno venezolano y grupos subversivos al exponer que Venezuela brindaba apoyo “incluso documentos de identidad, que podría ser útil para grupos extremistas islámicos”. El gobierno venezolano siempre ha negado estos señalamientos.

Pasaportes en la sombra

En febrero de este año, CNN presentó una investigación titulada “Pasaportes en la sombra” que analiza la presunta venta de documentos venezolanos a personas que no califican para estos beneficios, entre ellos, personas vinculas al grupo terrorista Hezbollah. Esta investigación que conllevó la revisión de miles de páginas de documentos durante un año, presentaba el testimonio de Misael López, un exfuncionario venezolano que denuncia la venta de pasaportes y visas desde la embajada de Venezuela en Bagdad. López trabajó como consejero en la embajada en Iraq desde julio de 2013 hasta septiembre de 2015 y asegura que durante ese tiempo recibió múltiples ofertas de una empleada local que trabajaba como intérprete para vender documentos venezolanos. López asegura que en una ocasión la empleada le llegó a ofrecer hasta 130.000 dólares para otorgar visas a 13 ciudadanos sirios que se encontraban en Kurdistán, en el norte de Iraq.

López reseña por medio de correos electrónicos que en más de una oportunidad alertó a las autoridades venezolanas sobre este caso sin obtener respuestas. Por ello, agrega López, decidió iniciar una investigación. Su primer paso fue revisar el escritorio de la empleada local donde dice encontró un sello oficial venezolano que se usa para aprobar visas, todavía con tinta fresca y papel con el membrete oficial del Estado venezolano. CNN intentó comunicarse con la empleada, pero ésta no contestó ni a correos electrónicos ni a llamadas. Sin embargo, el embajador de la Misión de Venezuela en Iraq, Jonathan Velasco, negó las acusaciones. “Nunca, nunca hemos vendidos nacionalidades venezolanas”, aseguró Velasco.

Meses después, López dice que encontró un caso alarmante. Un hombre condenado por narcotráfico, que, según su documento de identidad nacional iraquí, había nacido en Basra. Pero que también tenía un pasaporte venezolano y dos cédulas de identidad con diferentes apellidos, que dice que nació en Maracaibo, Venezuela. CNN pudo obtener una copia de su partida de nacimiento iraquí que muestra que nació en Basra y también entró en contacto con personas que conocen al sujeto que confirmaron la información.

Conexiones peligrosas

Un reporte confidencial de inteligencia regional de 2013 obtenido por CNN dice que 173 individuos del Medio Oriente obtuvieron pasaportes y documentos venezolanos de 2008 a 2012 debido a su conexión con el entonces Ministro de Interior de Venezuela y ahora vicepresidente de la república, Tareck El Aissami.

El Assaimi –dice el reporte– “se encargó cedular, otorgar visas y nacionalizar a ciudadanos naturales de distintos países con particular interés en sirios, libaneses, jordanos, iraníes e iraquíes”. El vicepresidente de Venezuela no respondió a múltiples pedidos de entrevista por parte de CNN.

El vicepresidente El Aissami no se ha pronunciado de forma directa sobre este punto de la investigación. Solo se ha referido a una designación del Departamento del Tesoro de EE.UU. reportada por CNN que lo señala como “narcotraficante prominente”. Sin embargo, cabe destacar que dicho tema no forma parte de la investigación de CNN, “Pasaportes en la sombra”.

Otra figura de alto perfil vinculada al terrorismo es Ghazi Nasr Al-Din, un exdiplomático venezolano que trabajó en la embajada venezolana en Siria.

El FBI lo busca desde enero de 2015 “para interrogarlo sobre sus esfuerzos de recaudación de fondos con colaboradores de Hezbollah”.

El buró confirmó que la información sigue vigente, pero declinó hacer mayores comentarios. Por su parte, el Departamento del Tesoro de EE.UU. dijo en un comunicado de 2008 que Nasr Al-Din utilizó su cargo como diplomático para “facilitar viajes” a miembros de Hezbollah desde y hacia Venezuela.

El pasaporte venezolano es uno de los mejores del mundo. Permite la entrada sin visa a más de 130 países.