Tips para el primer día de tu bebé en la guardería

Tips para el primer día de tu bebé en la guardería


El inicio de la vida escolar de tu bebé ya no está restringido al kinder; debido a las exigencias del trabajo y otras ocupaciones, hoy en día son muchos los padres que tienen que llevar a sus hijos a la guardería, una etapa importante y difícil ya que implica el inicio del proceso de desapego.

Aunque es complicado, este gran paso será también positivo para el desarrollo del niño, ya que descubrirá nuevas formas de comunicación y le ayudará a entablar sus primeros lazos con sus compañeros, lo que será de gran ayuda para fomentar sus aptitudes sociales.

Sabemos que esta etapa implica una serie de emociones para ti como mamá, pues son muchas las preocupaciones que te embargan. Sí, tal vez tu ideal sería cuidar en todo momento de tu hijo para estar pendiente de aquello con lo que tiene contacto y así prevenir desde accidentes hasta enfermedades; sin embargo, es importante recordar que, pese a que no puedes mantener todo bajo control, será de gran ayuda considerar lo siguiente para tomar las medidas preventivas necesarias para estar un poco más relajada:

1. Es verdad que los accidentes pueden ocurrir durante su estancia en la guardería: mordidas, golpes, rasguños y alguna que otra caída; recuerda que al
igual que tu hijo, sus compañeros están adaptándose a convivir con otros niños, por lo que si se trata de algún accidente leve, acércate a sus cuidadoras o
maestras a fin de poder mantener controlada la situación.

2. Si tu pequeño está en sus primeros meses de crecimiento, seguramente se llevará cosas a la boca que no siempre se encontrarán limpias; asimismo, a la
hora de la comida, comenzará a probar alimentos que quizás nunca había probado, como leguminosas o algunas frutas y verduras. Todos estos factores
podrían provocar la modificación de la microbiota (flora intestinal), derivando en molestias gastrointestinales.

Se ha comprobado que el uso de probióticos, microorganismos vivos llamados Bacillus clausii que llegan íntegros al intestino en forma de esporas, ayudan a mantener la microbiota intestinal equilibrada y la protegen contra microorganismos patógenos.

Bacillus clausii de Enterogermina, además de restaurar la flora intestinal alterada por diarreas, infecciones intestinales, intoxicaciones, trastornos en la dieta y uso de antibióticos, estimula las defensas naturales del organismo protegiendo contra ataques de microbios dañinos.

Sin duda puedes sentirte segura y tranquila de incluirlo durante las primeras etapas de desarrollo de tu hijo, ya que no existe contraindicación en lactantes y su administración es práctica ya que no tiene sabor y pude ser mezclada con alimentos, bebidas o ingerirse directamente.

Foto: Archivo Eme de Mujer