Maduro corre a Santos para salvarse de las sanciones de la OEA

Maduro corre a Santos para salvarse de las sanciones de la OEA


Temiendo la posibilidad de enfrentar sanciones en la OEA, el régimen de Nicolás Maduro está tratando de resucitar nuevamente el diálogo con la oposición, en esta ocasión tratando de convencer al presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, para que apueste su reputación personal en resucitar el desprestigiado proceso.

Fuentes cercanas a la situación dijeron a el Nuevo Herald que el régimen bolivariano ha estado tratando de convencer al recién nombrado Premio Nobel de la Paz colombiano para que auspicie el diálogo, tras el fracaso del proceso previamente impulsado por los ex presidentes Leonel Fernández y José Luis Rodríguez Zapatero.

“Hay una jugada para conseguir que el presidente Santos active el diálogo, considerando que él como Premio Nobel cuenta con suficiente prestigio para rescatarlo”, dijo una de las fuentes que habló bajo condición de anonimato.

Otra de las fuentes dijo que el gobierno bolivariano mantenía las esperanzas de que la reactivación del diálogo logre frenar los esfuerzos realizados desde la Organización de Estados Americanos para aplicar la Carta Democrática Interamericana al país petrolero, en momentos en que el Secretario Ejecutivo de la organización, Luis Almagro, prepara un nuevo informe mucho más impactante sobre el colapso de la democracia en Venezuela.

La reanudación del diálogo con la oposición sería usada como escudo por el régimen y una excusa conveniente por algunos países miembros de la OEA para no activar la carta democrática, explicó la fuente.

Consultada sobre la propuesta, la Cancillería Colombiana no respondió a tiempo para contribuir en este reporte, pero la Ministra de Relaciones Exteriores, María Ángela Holguín, se había pronunciado días antes a favor del proceso.

“Creemos en el diálogo en Venezuela, estamos convencidos de que ellos mismos tienen que encontrar su salida”, expresó la canciller la semana pasada al anunciar que Rodríguez Zapatero viajaría en pocos días a Bogotá.

“El presidente Santos ha invitado a Rodríguez Zapatero para que vaya a Colombia y nos informe un poco más sobre cómo está la situación en Venezuela”, dijo Holguín desde Madrid en un evento organizado por Nueva Economía Forum.

Aun cuando algunos partidos de la oposición se han mostrado dispuestos a negociar con el régimen, con algunos dirigentes incluso mostrándose dispuestos a hacerlo secretamente, la gran mayoría de los venezolanos que desea un cambio de gobierno siente que el proceso solo ha sido utilizado por Maduro para desactivar las manifestaciones de protesta y evitar que la Organización de Estados Americanos active la Carta Democrática Interamericana.

Según encuestas recientes, los partidos políticos de la oposición han perdido más de 10 puntos en popularidad en los últimos meses, debido principalmente a haberse sentado en la mesa de negociaciones con Maduro.

La dirigente opositora María Corina Machado, en una carta dirigida a Santos, explicó que los cuatros ex presidentes que han estado promoviendo al diálogo “actúan como representates de los intereses del régimen”.

“Fueron designados para ese efecto por Nicolás Maduro, cuyo propósito ha sido utilizar el ‘diálogo’ como una distracción para intentar confundir la protesta ciudadana, obstaculizar la aplicación de la Carta Democrática Interamericana por la OEA y permitirle ganar tiempo a la dictadura ya abiertamente militarista”, manifestó Machado en su carta.

El saldo de la maniobra política ha sido desolador, dijo la dirigente, quien desde un inicio se opuso al proceso, alegando que el régimen no estaba dispuesto a negociar de buena fe.

“Desde que comenzó [el diálogo], el número de presos políticos ha aumentado de 49 a 117, la censura a los medios de comunicación y la persecución a los periodistas se ha intensificado, culminó el desconocimiento de la autoridad de la Asamblea Nacional, se negó inconstitucionalmente la realización del referendo revocatorio y se pospusieron indefinidamente las elecciones de gobernadores”, resaltó Machado en su carta.

Al mismo tiempo, y mientras Maduro decía que estaba dispuesto a negociar, su régimen designó a funcionarios de alto nivel de los poderes ejecutivo y judicial, que han sido denunciados como importantes piezas del crimen organizado.

“Son totales el desengaño y el repudio causados en la sociedad venezolana por esta perversa maniobra que impropiamente llaman diálogo. Darle tiempo a la dictadura militar representada por Nicolás Maduro es arrebatarle vidas a Venezuela. Cada día que permanece el régimen en el poder significa vidas perdidas, familias separadas [y] patrimonios evaporados”, dijo.

Foto: AP