La psicología del color, ¿cómo aplicarla en la decoración de tu casa?

La psicología del color, ¿cómo aplicarla en la decoración de tu casa?


¿Cómo sería nuestra vida si viviéramos en blanco y negro? Seguramente todo sería muy distinto. El color es capaz de cambiar nuestro estado de ánimo por eso es tan importante que utilices bien en tu vida y por supuesto, en la decoración de tu casa. Existen estudios que nos ayudan a analizar el efecto y el comportamiento que tenemos a la hora de percibir un color. Definir estilos, crear ambientes o plasmar tu personalidad... estos son algunos de los efectos de saber utilizar los colores. Son capaces de estimularnos, apagarnos, cambiar nuestro estado de ánimo, estimular nuestros sentidos... y para ello es importante saber aplicar la psicología del color.

Seguro que tu también te puedes sentir más identificada con unos que con otros y la energía que éstos transmiten nos pueden afectar de una forma u otra.

El blanco

Es el color más espiritual, inocente y nos transmite paz. Se crea a partir de la suma de todos los colores y es capaz de moderar la iluminación, es capaz de ampliar espacios visualmente, añadir brillo y brinda sensación de pureza. Es atemporal... nunca pasa de moda.

El negro

Es la ausencia de color. Se relaciona con la oscuridad, la elegancia... denota poder y estilo. Se recomienda utilizar el negro con tonos más neutros en paredes y en accesorios combinándolo con colores más vivos. En grandes cantidades puede resultar agobiante porque una de sus características es que absorbe la luz.

El rojo

El color de la pasión, del amor y las sensaciones más positivas, transmite fuerza y mucha vida... El rojo suele ser perfecto para aquellas personas con personalidad muy extrovertida. Debido a su fuerza suele excitar nuestro sistema nervioso por lo que no se recomienda utilizarlo en dormitorios. Es ideal para utilizarlo en pequeñas dosis: complementos decorativos, alguna pared de la casa... y siempre contrastando con el resto de la decoración.

El naranja

Es ardiente y brillante, estimula nuestra vitalidad, la diversión y proporciona dinamismo a la habitación. El naranja es capaz de disminuir la fatiga, alienta el sistema respiratorio y aumenta el optimismo. Está relacionado con el optimismo, la comunicación, la seguridad, la sociabilidad y el movimiento... Es genial incorporarlo en aquellas habitaciones donde siempre hay más vida, reuniones de amigos, familiares: salones, cocinas... Es estimulante y tiene la capacidad de hacernos abrir el apetito por eso en restaurantes es muy utilizado.

El amarillo

El amarillo nos recuerda al sol y por tanto es un color muy enérgico para nuestro estado de ánimo. Es un color optimista, alegre y genera buen humor. Aporta inspiración y desarrolla la creatividad así que es genial para espacios donde quieres que tu actividad sea más activa. Las cocinas, salas de estar, comedores y salones son algunas de las habitaciones donde más se utiliza.

El azul

El azul es uno de los más sobrios y tiene un efecto relajante que nos invita a descansar por eso es perfecto para dormitorios y para las habitaciones de los niños. Apacigua energías y se combina con colores neutros.

El morado

Está asociado al misterio, a la intuición y a la espiritualidad. Se utiliza para interiores elegantes y está muy asociado al lujo. Sus efectos son calmantes y se recomienda utilizar el morado solo en una pared de la habitación y combinarlo con tonos más neutros. Estimula nuestros sentidos y para ambientes de meditación es ideal.

El gris

El gris es un color neutro que está altamente vinculado al estilo nórdico. Se utiliza en espacios más espirituales e intelectuales. Refuerza la capacidad y se utiliza mucho en oficinas pero ¡ojo! combínalo siempre con colores más vivos para contrarrestar.

El rosa

Es el color más femenino, suave y romántico de todos. El rosa nos ayuda a levantar emociones cuando estamos decaídos y sobre todo se utiliza en dormitorios y habitaciones infantiles y juveniles.

El verde

Representa la vida, la naturaleza y el crecimiento. Transmite paz, esperanza, calma y renovación. El verde es válido para cualquier ambiente pero sobre todo se utiliza en detalles como por ejemplo, toallas de baño: purifica y proporciona energía al cuerpo. Es refrescante y también se suele utilizar en cocinas y salones.

El marrón

El marrón es un color que proviene de la naturaleza con la madera como principal material. Es acogedor, natural y proporciona seguridad y protección. La comodidad y el confort son dos de las características que inspira y es ideal para salones.

Fotos: Habitissimo



Fecha: 3 de Marzo de 2017 | En Femenino