Imitador de Justin Bieber, acusado de delitos sexuales

Imitador de Justin Bieber, acusado de delitos sexuales


El hombre se hacía pasar como el cantante canadiense Justin Bieber y a través de internet intentaba atraer a menores y pedirles material de contenido sexual.

Según las autoridades en Australia, 157 menores en todas partes del mundo cayeron víctimas del impostor.

El hombre, un australiano de 42 años, ha sido acusado de más de 900 crímenes relacionados a la explotación de menores, incluyendo tres cargos de violación.

El detective inspector Jon Rouse catalogó las acusaciones de "sinceramente horrorosas" y advirtió a los jóvenes seguidores del cantante y a sus padres de estar alertas.

"El hecho que tantos niños pudieran creer que se estaban comunicando con esta celebridad pone de relieve la necesidad de reconsiderar seriamente la manera en que, como sociedad, educamos a nuestros niños sobre la seguridad online", expresó Rouse.

El verdadero Justin Bieber se encuentra actualmente en una gira por Australia.

La policía de la provincia de Queensland confirmó que en la investigación también participaron agencias internacionales. Según los medios de comunicación locales, se trató de la policía en Alemania y el Departamento de Seguridad Interior de Estados Unidos.

De las supuestas víctimas, 50 se encontraban en EE.UU., hasta 20 en Reino Unido y seis en Australia, dijo la policía.

Una menor frente a una computadora
La policía dijo que el caso representa una advertencia a los padres sobre la protección de sus hijos cuando interactúan en internet.

El individuo ya enfrentaba cargos en Queensland por posesión de materiales de explotación sexual y acoso de menores pero, después de que la policía investigó su computadora, le imputaron 931 cargos adicionales.

Había utilizado "múltiples plataformas" incluyendo Facebook y Skype para comunicarse con los niños, comentó la policía.

Otros cargos múltiples incluyen la producción de material de explotación sexual de menores, el uso de proveedores online para el envío de pornografía infantil y el acoso de menores.

Las nuevas acusaciones, que se remontan a 2007, incluyen tres cargos de violación y cinco de trato indecente de niños menores de 12 años.

El inspector Rouse indicó que las acusaciones demuestran "el alcance global y la habilidad que poseen los criminales sexuales para acosar y seducir a las víctimas".

Exhortó a los padres a mantener la seguridad de sus hijos online.

El acusado debe comparecer ante un tribunal en la ciudad de Brisbane, el próximo 6 de abril.