El teléfono inteligente una mina para los cibercriminales

El teléfono inteligente una mina para los cibercriminales


Convertidos en verdaderos ordenadores de bolsillo, los teléfonos inteligentes también gustan a los cibercriminales, atraídos por la mina de informaciones personales, direcciones, desplazamientos y cuentas bancarias que albergan.

"Los cibercriminales se desplazan allí donde hay valor y han entendido que el teléfono inteligente se convirtió en el terminal preferido para las compras en línea y los pagos", señala Tanguy de Coatpont, director general de Kaspersky Labs France.

Como consecuencia, los móviles, afectados ya por los 'ransomwares' que bloquean parte de las funciones del aparato o toman datos importantes exigiendo un rescate económico para desbloquearlos, también se contemplan como una puerta de entrada hacia informaciones esenciales del usuario.

La tendencia se aceleró el último año, con un incremento del 20% de las amenazas de todo tipo sobre los móviles equipados con un sistema Android y un 17% suplementario en el caso de los virus enfocados a las aplicaciones bancarias, según la empresa eslovaca de ciberseguridad ESET.

"Se observa una transformación del +ransomware+ móvil hacia un troyano bancario. Cada vez se ven más ataques hacia las aplicaciones bancarias", estima Fabien Rech, director en Francia de Intel Security

Parece producirse una transición en cuanto a cibercriminialidad desde los ordenadores, a menudo mejor protegidos en la actualidad, hacia los teléfonos inteligentes.

Para el fundador de Kaspersky Labs, Eugene Kaspersky, es una evolución consecuencia también a la demografía: "La generación anterior estaba todavía con los ordenadores, los jóvenes van naturalmente hacia los móviles".

Nadie escapa a este riesgo. Si bien Android, presente en el 80% de los teléfonos inteligentes del mundo, es el objetivo principal, Apple y su sistema operativa iOS no se libran a pesar de que las amenazas son diferentes dado que su entorno es más cerrado.

Intentar integrar un programa fraudulento en iOS podría ser "más simple porque existen pocos aparatos diferentes en circulación comparados con los equipados con Android y pocas versiones de iOS por las regulares actualizaciones", señala Avishai Shoushan, director ejecutivo de la empresa israelí ClicksMob.

Conducta del usuario 

Los fabricantes no pasan por alto estas amenazas y algunos ven en la seguridad un nicho de mercado. En el Congreso Mundial del Móvil en Barcelona, el australiano Cog System presentó un modelo que define como "el teléfono inteligente más seguro del mundo".

La empresa especializada desde hace años en la fabricación de teléfonos ultraseguros para gobiernos, espera conquistar el mercado de las grandes empresas, donde las cuestiones de seguridad son también esenciales.

Los profesionales del sector también recuerdan que la mayor parte de las amenazas sobre los móviles podrían ser evitadas por sus usuarios, a quienes todavía les cuesta ver su teléfono como un objetivo de los hackers.

"Los consumidores piensan que es responsabilidad de los fabricantes gestionar la seguridad, suelen imaginar que sus dispositivos conectados son seguros y no piensan más en ello", olvidando especialmente actualizar regularmente los sistemas operativos, señala Fabien Rech.

El desconocimiento de los riesgos personales abre brechas en los universos más seguros y puede tomar proporciones importantes dada la conexión en red de los aparatos.

"El hecho de que los aparatos estén vinculados en Apple hace que no importe desde cuál se pueda acceder al conjunto de los datos. Con un phishing (envío de un correo para recuperar las identificaciones del usuario, ndlr) bien realizado, se puede acceder a los de otro dispositivo sin dificultad", detalla Ciaran Bradley, director técnico de Adaptive Mobile, especializado en la seguridad de las redes.

"Es sobre todo una cuestión de conducta. Proteger el móvil implica no instalar aplicaciones sin firma y actualizar sistemáticamente el teléfono inteligente cuando se propone. Y también a gestionar con cuidado las contraseñas", concluye Coatpont.

Foto: Getty Images



Fecha: 1 de Marzo de 2017 | AFP