El 'brexit' sufre un revés en el Parlamento británico

El 'brexit' sufre un revés en el Parlamento británico


La primera ministra británica, Theresa May, sufrió su primera derrota en lo que respecta al brexit este miércoles, por los derechos de los ciudadanos de la Unión Europea que viven en el Reino Unido.

Los miembros de la Cámara de los Lores, la Cámara alta del Parlamento británico, votaron a favor de una enmienda para que a los ciudadanos de la UE que residían legalmente en el Reino Unido se les garantizara el mismo estatus después de que el país abandonara el bloque continental.

La medida fue aprobada por 358 votos a 256 en esta Cámara, donde el Partido Conservador de May no tiene mayoría.

El proyecto de ley enmendado debe ser devuelto a la Cámara de los Comunes, lo que podría amenazar la fecha límite del 31 de marzo que se impuso Downing Street para activar el Artículo 50, el inicio formal del proceso del brexit. En febrero, en la Cámara de los Comunes, los diputados aprobaron el proyecto de ley sin modificaciones después de asegurarse de que los derechos de los ciudadanos de la UE estarían protegidos.

Jeremy Corbyn, líder del opositor Partido Laborista, reaccionó ante la noticia en Twitter, escribiendo: "El gobierno debe ahora hacer lo correcto y garantizar los derechos de los ciudadanos de la UE que viven en el Reino Unido".

La derrota del gobierno se produjo a pesar de una petición de última hora de la ministra del Interior, Amber Rudd, quien le escribió a sus pares este martes enfatizando que los derechos de los ciudadanos de la UE deben ser una prioridad máxima una vez que comiencen las negociaciones. Rudd se sentó en la Cámara de los Lores para escuchar el debate.

El exministro de Hacienda, el conservador Lord Lawson, dijo que apoyaba el sentimiento detrás de la enmienda, pero aseguró que era simplemente "una señal de la virtud".

Pero Lady Hayter, portavoz del brexit en la Cámara de los Lores por el Partido Laborista, afirmó que los 3,2 millones de ciudadanos de la UE en el Reino Unido estaban siendo utilizados como "fichas de negociación" por el gobierno británico.

Lord Bridges de Headley, un ministro del brexit, admitió que el futuro de los ciudadanos de la UE era una de las cuestiones más emotivas planteadas por la salida del bloque . Sin embargo, sugirió que el gobierno "confía en que pueda llegar a un acuerdo" rápido y oportuno "sobre los derechos recíprocos de los nacionales una vez que comiencen las conversaciones del brexit.

El exministro del gabinete conservador Lord Tebbit hizo mofa cuando criticó a sus compañeros por centrarse en "nada más que los derechos de los extranjeros".

"Me parece que el primer deber de este Parlamento del Reino Unido es cuidar de los intereses de los ciudadanos de este reino", dijo Tebbit. "¿Por qué está todo el mundo aquí tan entusiasmado con una enmienda que cuida a los extranjeros y no a los británicos?".

Citando fuentes gubernamentales, Press Association (PA) informó que el gobierno tratará de anular la decisión de la Cámara de los Lores en los Comunes.

Si los diputados rechazan la enmienda, el proyecto de ley podría hacer "ping-pong" entre ambas Cámaras. En última instancia, el gobierno puede invocar la convención parlamentaria británica para convertir el proyecto sin modificar en ley sin la aprobación de los Lores.