Turquía celebrará referéndum en abril para reforzar poderes de Erdogan

Turquía celebrará referéndum en abril para reforzar poderes de Erdogan


El presidente turco Recep Tayyip Erdogan aprobó este viernes una revisión constitucional para reforzar sus poderes que será sometida a referéndum el 16 de abril, según el vice primer ministro Numan Kurtulmus.

El referéndum "está previsto el 16 de abril", declaró Kurtulmus en la televisión, y añadió que "si Dios lo quiere, Turquía entrará en una nueva era en la noche del 16 de abril", después del voto.

El objetivo de la reforma constitucional, votada el mes pasado por el Parlamento turco, es sustituir el sistema parlamentario en vigor por un sistema presidencial.

Con el cambio, el presidente tendrá potestad para nombrar y revocar a los ministros, promulgar decretos y declarar el estado de emergencia.

El puesto de primer ministro desaparecerá y será sustituido por uno o varios vicepresidentes, si se aprueba la reforma.

El texto fue adoptado en el Parlamento gracias a una alianza entre el partido islamoconservador al poder, el AKP, y el partido de derecha nacionalista, el MHP.

Erdogan considera que esta revisión, que podría permitirle seguir en el poder hasta al menos 2029, es necesaria para garantizar la estabilidad al frente de Turquía, que atraviesa una ola de atentados sin precedentes y dificultades económicas.

Pero el texto suscita preocupación entre los opositores y las oenegés que acusan al presidente de deriva autoritaria, sobre todo desde el fallido golpe de Estado de julio, que provocó una purga de enorme magnitud.

"La palabra y la decisión están ahora en manos de la nación", declaró Kurtulmus. "Espero que la campaña se lleve a cabo de una manera adecuada a una democracia turca madura. Los que dicen 'sí', los que dicen 'no', todos expresarán su opinión", añadió. 

 Polarización 

El AKP lanzará su campaña el 25 de febrero, según la prensa local.

Para el partido gobernante, la presidencialización del sistema permitirá evitar la formación de coaliciones gubernamentales inestables y hará más eficiente el gobierno en un contexto en el que Turquía afronta grandes desafíos en materia de seguridad y de economía.

Pero esos argumentos no bastan para convencer a los partidos opositores, como los socialdemócratas del CHP y los prokurdos (HDP), que consideran la reforma como una deriva autoritaria del presidente turco.

El líder del CHP, Kemal Kiliçdaroglu, opinó que la aprobación de la reforma constitucional en el referéndum sería una "catástrofe" que acabaría con la separación de poderes en Turquía.

"Vamos a darle a una persona poderes de los que no disponía el mismísimo Atatürk -fundador y primer presidente de la República de Turquía- (...) Vamos a retirar los poderes del Parlamento y dárselos a una persona. Vamos a entregar los tribunales a una persona", declaró Kiliçdaroglu. "¿Es concebible semejante cosa?".

El examen del texto en el Parlamento desató encontrados debates y dio lugar a riñas en el hemiciclo, donde un diputado acabó con la nariz rota y una diputada con discapacidad acabó en el suelo.

En ese contexto de polarización política, que se añade a la serie de atentados que golpea el país, la campaña para el referéndum promete ser especialmente tensa.

En caso de aprobarse la reforma constitucional, las elecciones legislativas y presidenciales serían simultáneas, y el presidente podría ser elegido por dos mandatos de cinco años, en los próximos comicios previstos en noviembre de 2019.

Si se considera que Erdogan, elegido en 2014 como presidente tras 12 años al frente del Gobierno, vuelve a empezar de cero con esta reforma, algo que todavía no ha sido aclarado, podría permanecer en el poder hasta al menos 2029.

Foto: AFP



Fecha: 10 de Febrero de 2017 | AFP