Por qué siempre debes dar un paseo a la hora de la comida

Por qué siempre debes dar un paseo a la hora de la comida


Desde Mark Zuckerberg, pasando por Dani Rovira, hasta Mariano Rajoy. Es habitual verles dando un paseo diario, ya sea matutino o vespertino; todos confiesan que les gusta y necesitan salir a caminar. No es nada nuevo que es saludable hacer deporte, que nos ayuda a sentirnos mejor y más felices; sin embargo, puede que su adicción a las deportivas sea debido a que ya conocen uno de los grandes beneficios de andar: mejora el estado de ánimo y ayuda a gestionar mejor la ansiedad. Lo confirma un estudio publicado en la revista 'Scandinavian Journal of Medicine and Science in Sports', el cual asegura que un paseo después de comer puede ser una solución sencilla y económica para combatir la depresión y el estrés laboral.

Numerosas investigaciones han analizado los efectos que tiene caminar sobre el estado de ánimo, aunque siempre a largo plazo, y nunca centrado en el ámbito laboral, aunque es en el trabajo donde pasamos la mayor parte de nuestro tiempo. Son precisamente estas las premisas que llevaron a varios profesores de la Universidad de Birmingham a analizar la evolución de 56 trabajadores de oficina sedentarios a los que se pidió que caminaran, como mínimo, 30 minutos durante su hora habitual del almuerzo tres veces a la semana.

Empleados más relajados y entusiastas

Según recoge 'The New York Times', los voluntarios, la mayor parte de los cuales eran mujeres, debían responder durante diez semanas a varias preguntas a través de una aplicación móvil que los científicos habían diseñado para el experimento. La 'app' incluía una lista de cuestiones acerca de sus emociones: estrés, tensión, entusiasmo, volumen de tareas asignadas, motivación, fatiga física y otras preguntas relacionadas con cómo se sentían acerca de la vida y el trabajo en ese mismo momento.

Él sí que sabe. (Efe/Óscar Corral)

El Dr. Thogersen-Ntoumani, uno de los autores principales del estudio, explica que este cuestionario que se realizaba justo después del almuerzo intentaba solventar una de las carencias principales de anteriores investigaciones, en las cuales se preguntaba a los voluntarios días después de hacer ejercicio cómo se sentían; y, teniendo en cuenta lo fugaz y misteriosas que pueden ser nuestras emociones, las respuestas, asegura Thogersen-Ntoumani, eran poco fiables.

Los participantes se dividieron en dos grupos. Las diez primeras semanas paseó el primero y después el otro, aunque los participantes de ambas agrupaciones debían responder el cuestionario a diario. Cuando concluyó el experimento los científicos compararon todas las respuestas: eran sustancialmente diferentes cuando las personas habían estado andando. Quienes habían dado un paseo durante la hora de la comida aseguraban sentirse mucho más entusiastas, menos tensos, y por lo general más relajados y motivados para hacer frente a la tarde.

Steve Jobs tenía muy en cuenta estas ventajas: era habitual verlo manteniendo reuniones mientras deambulaba por la empresa

Aunque los autores no midieron la productividad en el lugar de trabajo, el hecho de que los trabajadores “se sientan más positivos y entusiastas con sus tareas es muy importante para la productividad”, señala el Dr. Thogersen-Ntoumani, quien añade que “por lo tanto, es de esperar que las personas que caminan después de comer sean más productivas”.

También fomenta la creatividad

Pasear no solo nos libera del estrés, sino que también puede ser la solución para inspirarse. “Todas las verdaderas buenas ideas se concibieron caminando”, escribió el filósofo Friedrich Nietzsche. Steve Jobs debería tener muy en cuenta esta afirmación ya que era habitual verlo manteniendo reuniones mientras deambulaba por las instalaciones de la empresa, e incluso dibujando cómo serían sus próximos proyectos. Parece que tanto el alemán como el fundador de Apple estaban en lo cierto: según un estudio de la Universidad de Stanford caminar aumenta la inspiración creativa.

En el análisis realizado a un grupo de estudiantes de esta universidad se ha observado que aquellos que hacían una tabla de ejercicios de creatividad sobre una cinta de correr obtenían mejores resultados que los que los hacían sentados. Además, según los investigadores del trabajo, Marily Oppezzo y Daniel L. Schwartz, el acto de andar -tanto en exteriores como en interiores- estimula la creatividad, no solo durante la actividad sino también en los momentos inmediatamente posteriores.

Foto: iStock / Efe



Fecha: 3 de Febrero de 2017 | El Confidencial