Por qué Bill Gates quiere que los robots paguen impuestos

Por qué Bill Gates quiere que los robots paguen impuestos


Es el fundador de Microsoft, una de las empresas más importantes del mundo y que ahora apuesta con fuerza por la inteligencia artificial. Sin embargo, Bill Gates es partidario de que los gobiernos cobren un impuesto a los robots.

No es que se oponga a estos, ni que dude del servicio que pueden prestar a las empresas, pero le preocupa el efecto perturbador que puedan tener en la sociedad, concretamente en el mercado laboral.

En una entrevista con el sitio de información económica Quartz, Gates advirtió que en los próximos 20 añoshabrá una cantidad importante de actividades en las que los humanos van a ser reemplazados por los robots -como el trabajo de almacén o la conducción de vehículos, entre otros- por lo que considera necesario tener políticas que respondan a estas circunstancias.

"Sin duda, habrá impuestos relacionados con la automatización. En este momento, si una paersona hace un trabajo valorado en US$50.000 en una fábrica, ese monto es sometido a impuestos sobre la renta, impuestos de la seguridad social y todas esas cosas. Si un robot viene para hacer el mismo trabajo, pensarías que habría que ponerle un impuesto del mismo nivel", dijo.

Un estudio de la Universidad de Oxford, realizado en 2013, sobre el impacto de la computarización en 702 oficios concretos estimaba que 47% de los empleos en Estados Unidos están en riesgo de desaparecer.

Aplicando la metodología desarrollada por Carl Benedikt Frey y Michael Osborne, del Programa Oxford Martin sobre Tecnología y Empleo, el Banco Mundial estimó que el porcentaje es todavía mayor en países como Argentina (65%), India (69%) y China (77%).

Según estimaciones del Brooking Institution, un think tank estadounidense, entre 2012 y 2017 la cifra de robots industriales que hay en el mundo habrá aumentado de 1,2 millones a 1,9 millones.

Sin embargo, no siempre los efectos de la automatización sobre el empleo serán negativos.

Un ejemplo de ello es lo ocurrido en el sector bancario con la adopción de los cajeros automáticos. Según cifras de The Economist, entre 1998 y 2004, la cifra de cajeros por sucursal bancaria en Estados Unidos disminuyó de 20 a 13.

Sin embargo, al reducirse el costo de mantener operativa una sucursal permitió a los bancos aumentar en 43% el número de oficinas en ese mismo periodo, con lo cual el número total de empleados aumentó en lugar de disminuir.

Formación y empatía

Gates advirtió que los gobiernos deberían estar dispuestos a elevar los impuestos e, incluso, a reducir la velocidad de adopción de la automatización, para ser capaz de gestionar el proceso desplazamiento de trabajadores en un amplio rango de empleos.

Un robot en una exposición internacional en China.
Según Bill Gates, en los próximos 20 años los robots reemplazarán a los humanos en la ejecución de muchos trabajos.

Así, el impuesto a los robots permitiría financiar el entrenamiento de las personas laboralmente desplazadas por la automatización para que se encarguen de hacer trabajos que son socialmente requeridos y para los cuales los seres humanos son especialmente aptos, como el cuidado de los ancianos o la educación de los niños.

"Con esa mano de obra disponible, hagamos un mejor trabajo para ayudar a los ancianos, tengamos salones de clase más pequeños, ayudemos a los niños con necesidades especiales. Ya sabes, todas esas cosas en las que la empatía y la comprensión humana siguen siendo únicas; y en las que aún tenemos una inmensa carencia de gente disponible para ayudar", agregó Gates en la entrevista.

Indicó que parte del financiamiento de estas nuevas actividades puede proceder de los impuestos sobre las ganancias generadas por el ahorro en pago de mano de obra derivado de la automatización y otra parte puede ser el impuesto a los robots.

Del miedo al entusiasmo

En la entrevista, el hombre más rico del mundo afirmó que es muy malo que la gente sienta más miedo que entusiasmo por la innovación y consideró que la vía de los impuestos a la automatización es mejor para gestionar esto que simplemente prohibir algunos aspectos de la misma.

Una enfermera cuida de una anciana en un asilo.
Con dinero del impuesto a los robots, los trabajadores desplazados podrán ser entrenados para nuevas tareas necesarias como el cuidado de los ancianos.

"Si quieres hacer algo ante la desigualdad, gran parte del exceso de mano de obra disponible debe ir a ayudar a la gente con ingresos más bajos. Eso quiere decir que puedes ampliar los servicios sociales para los ancianos, los discapacitados y puedes reforzar con más trabajadores el sector educativo", apuntó.

Destacó que en esta lucha contra la desigualdad el gobierno jugará un papel fundamental, con la ventaja de que si aplica estos impuestos dispondrá de los recursos para actuar, una vez que decida cómo quiere usar esos fondos.

Habrá que ver qué piensan de este impuesto que propone Bill Gates aquellos que defienden que los procesos de automatización están librando a los trabajadores de tareas tediosas y están ayudando a apuntalar sociedades basadas en el conocimiento.

Según señala el diario Financial Times, algunas compañías tecnológicas han sugerido que deben ser los consumidores y no las empresas las que deben pagar ese tipo de impuestos, ya que el costo de los productos fabricados por los robots es menor.

Fotos: Getty



Fecha: 21 de Febrero de 2017 | BBC