Medallista olímpica estadounidense acusó a un médico de abuso sexual

Medallista olímpica estadounidense acusó a un médico de abuso sexual


La estadounidense Jamie Dantzscher, medallista de bronce en gimnasia por equipos en los Juegos Olímpicos de Sídney-2000, y dos de sus compañeras de selección, acusaron este domingo de abuso sexual a un famoso médico en un programa de televisión de su país.

Dantzscher apareció en el programa "60 minutos", de la cadena de televisión CBS, junto a dos excompañeras, Jessica Howard -campeona de gimnasia rítmica de Estados Unidos entre 1999 y 2001- y Jeanette Antolín, quienes explicaron que fueron abusadas por el doctor Lawrence Nassar, miembro hasta el 2015 del equipo médico.

"Le había consultado por dolor en la espalda (...) Él introdujo sus dedos dentro de mí y me hizo mover la pierna con la otra mano. Dijo que iba a oír un sonido, que significaría que mi cadera se había puesto en su lugar, y que aliviaría mis dolores de espalda", relató Dantzscher.

"Continuó así hasta los Juegos de Sídney, cuando ya tenía 18 años", añadió la atleta, quien tenía 13 cuando acudió por primera vez a la consulta del doctor.

Por su parte, Jessica Howard señaló que "me empezó a masajear y me pidió que me quitara la ropa interior, mientras me daba masajes, estaba cerca de mis partes privadas (...) Yo era muy consciente de que había algo extraño pero no podía decir nada porque era un médico muy famoso".

Además, las atletas le imputan haberles introducido los dedos, sin guantes, en el ano y la vagina, y tocarles los pechos.

El médico negó los cargos al asegurar que sus procedimientos fueron exclusivamente médicos.

Abuso sexual, pederastia y pornografía infantil 

Nassar, de 53 años, fue arrestado en noviembre, en Michigan, con cargos de abuso sexual a una niña y, en diciembre, fue acusado de pornografía infantil de acuerdo con el testimonio de un oficial del FBI que encontró al menos 37.000 fotos y videos en los discos duros de su ordenador.

Las deportistas justificaron su silencio por la feroz competencia, un ambiente tóxico y el miedo a perder sus sueños olímpicos.

Dantzscher reconoció que Nassar siempre llevaba caramelos y aperitivos con el fin de crear un ambiente de confianza durante los duros y largos entrenamientos a los que eran sometidas.

"Siempre sentía que estaba en problemas, que no trabajaba lo suficiente. Me dijeron que debía bajar de peso. En un momento dado, incluso me obligaba a mí misma a vomitar. Él era como un amigo".

"Sentía que no estaba permitido que sonriera en el gimnasio así que escucharle hacer bromas y que comentara lo horribles que eran (los entrenadores)... era como una luz en la oscuridad".

Cientos de mujeres 

El abogado de las tres mujeres, John Manly, que representa a más de 40 reclamantes, también puso en marcha una demanda contra la Federación de Gimnasia de Estados Unidos y el matrimonio formado por Bela y Marta Karolyi quienes, después de entrenar a la rumana Nadia Comaneci, dirigieron al equipo de Estados Unidos desde 1988 hasta 2016.

"Al menos 60 personas ya han declarado (...) Sin embargo, según mis estimaciones, los casos pueden contarse por cientos" y se remontan a 1996, dijo por su parte el abogado Manly.

"Nassar es un depredador en serie pero la historia es que nadie estaba allí para proteger a esas niñas y la Federación Estadounidense y los Karolyi pusieron el dinero y las medallas por delante", señaló el abogado.

La Federación Estadounidense de Gimnasia no quiso hacer comentarios sobre esta información.

Los Karolyi, por su parte, le dijeron a la CBS a través de su abogado que niegan "la existencia de un ambiente tóxico" y añadieron que "no tienen conocimiento de ninguna queja, de ninguna atleta, sobre los tratamientos del Dr. Nassar" y que "nunca fueron conscientes" de que el médico realizara los procedimientos descritos o que visitara a las atletas en habitaciones sin supervisión.

Este escándalo salpica de nuevo el mundo de la gimnasia en Estados Unidos después de que en diciembre el diario Indianápolis Star publicara que un total de 368 gimnastas habían sido víctimas de abuso sexual en el país norteamericano.

Según el periódico, que investigó durante nueve meses, un centenar de adultos, entrenadores y propietarios de centros de formación han sido implicados en casos sexuales.

Las víctimas, en la mitad de los casos eran niños, y en la gran mayoría mujeres.

"En más de una docena de casos, las personas que han contactado con la Federación se han decepcionado por su respuesta o ni siquiera han recibido alguna", señaló entonces el medio de comunicación.

Foto: @60Minutes



Fecha: 20 de Febrero de 2017 | AFP