Etapas emocionales de compartir el baño con un hombre

Etapas emocionales de compartir el baño con un hombre


Así que decidieron mudarse juntos. Aunque el prospecto de pasar más tiempo juntos (y tener más sexo) es tentador, no sabes lo que te espera a la hora de vivir con alguien que no estás acostumbrada. No es secreto que será difícil, pero el baño será un territorio de misterio.

  • Emoción: Sientes mariposas en el estómago con la mera idea de la cantidad de sexo en la regadera que podrían tener, y si hay tina, hasta podrían tener una que otra noche romántica ahí.
  • Producción: Empiezas a comprar jabones, papel de baño, una vela romántica, un par de toallas románticas (con Mickey y Minnie) y te pones las pilas en decorar tu baño como siempre lo quisiste.
  • Excitación: El sexo en la regadera será más que  satisfactorio. Es difícil creer que te has estado perdiendo de mucho al tener un hombre en tu baño. Sexo en la regadera hoy, sexo en la regadera mañana y sexo en la tina ¡por siempre!

giphy (1)

  • Con cuidado: Ya dejaste de tratar de convencerlo que tu popó huele a rosas, pero aún así no estás lista de dejarlo oler exactamente lo que unos tacos pueden hacer con tu cuerpo.
  • Frustración: ¿Por qué diablos necesita estar en el baño por una HORA? Por experiencia propia SABES que ir al baño no requiere de tanto tiempo. ¿Estará viendo porno? ¿Jugando Candy Cursh? Olvídalo, esto NO es un juego. De ahora en adelante vas a ir al baño y serás lo más ruidosa posible.
  • Asco: ¿Creías que se te caía el cabello? Ja! Tu cabello no PUEDE caerse TAN rápido para compararse con la cantidad de cabello que él está acumulando en la regadera, en el excusado y alrededor del lavabo.
  • Confusión: Espera… ¿es en serio que NO sabe cómo lavar un baño? ¿Cómo es que ha llegado a tener 30 años sin la mínima idea de cuánto debe dejar el cloro en el excusado? ¿Tampoco sabe qué es una fibra verde? Observa y aprende querido.
  • Estrés: Él necesita bañarse y rasurarse cada mañana y tú necesitas usar la secadora, pero no puedes hacerlo en un baño húmedo… ¿y ahora cómo se organizan?
  • Lo inevitable: Pues sí, el sexo en la regadera es sexy, pero a veces querrás desnudarte por tu cuenta y rasurarte las piernas. ¿Es mucho pedir? De alguna manera, cada vez que prendes el boiler, prendes SU boiler. ¡Has creado un monstruo!

giphy (2)

  • Pena: Tapaste el baño y te has dado cuenta que ninguno de los 2 ha comprado un destapacaños. Empiezas a googlear cómo “destapar un baño sin destapacaños”. Después de poner shampoo en el excusado, el siguiente paso es usar agua MUY caliente. Así que mientas anda en eso, tu pareja toca la puerta y se da cuenta (o huele) el problema. Al menos ya podrán comprar un destapacaños sin pena alguna.
  • Irritación: Su queja favorita es pedirte que quites tu cabello del drenaje todos los días. ¿Quién tiene tiempo para eso? Tú le dices que lo harás cuando quite su vello púbico del jabón cada día. Trabajo en equipo, ¿cierto?
  • Compasión: Es mera cortesía advertirle a tu galán que debería esperarse unos 10 minutos antes de entrar al baño. Amor. Verdadero.

Foto: Archivo Eme de Mujer