Empieza el juicio contra Artur Mas por consulta independista

Empieza el juicio contra Artur Mas por consulta independista


Miles de catalanes a gritos de "independencia" o "fuera la justicia española" rodeaban este lunes el tribunal de Barcelona donde empezó el juicio contra el expresidente regional Artur Mas por organizar una consulta simbólica sobre la secesión en 2014.

Alrededor de las 09H30 (08H30 GMT), con media hora de retraso respecto a la hora prevista, Mas y dos compañeras de su gobierno también juzgadas entraron en el Palacio de Justicia de la capital catalana en una amplia avenida abarrotada de protestantes y banderas independentistas.

Durante cinco días, el expresidente entre 2010 y 2016, la exvicepresidenta Irene Ortega y la exresponsable de Educación Irene Rigau deberán defenderse de las acusaciones de desobediencia grave y prevaricación.

Todo por su papel en la consulta simbólica sobre la independencia celebrada el 9 de noviembre de 2014, a pesar de que el Tribunal Constitucional la suspendió cinco días antes, en la que participaron 2,3 millones de personas.

La fiscalía pide diez años de inhabilitación para ejercer cargos públicos contra Artur Mas y nueve para sus colaboradoras.

"Hoy todos nos sentimos juzgados por un proceso que no debería haber llegado a los tribunales", dijo el presidente regional Carles Puigdemont en un discurso institucional desde la sede del gobierno regional.

Desde allí, junto a una amplia comitiva de autoridades públicas, acompañó a los tres encausados hasta el Palacio de Justicia. Rodeados de miles de manifestantes, Mas, Ortega y Rigau recibieron un baño de multitudes mientras recorrían la larga avenida, decorada con las letras de "Democracia".

"No tiene sentido juzgar esto, el hecho de votar. El mundo avanza cuando se vota y eso no se puede parar ni juzgar", dijo a la AFP Jordi Arcarons, un manifestante de 39 años que había pedido llegar más tarde a su trabajo de organización de eventos.

Los independentistas quieren utilizar este proceso como una tribuna para su causa en un momento de creciente tensión con el gobierno conservador español de Mariano Rajoy.

El ejecutivo catalán se muestra dispuesto a cumplir su promesa de celebrar un referéndum de autodeterminación en septiembre, aunque sea sin permiso de Madrid, y declarar la independencia en caso de victoria.

Desde el gobierno español se aferran al cumplimiento de la ley e incluso barajan medidas drásticas como suspender parcialmente la autonomía catalana según la prensa española.

Foto: EFE



Fecha: 6 de Febrero de 2017 | AFP