El cubano que quiso explotar una bomba en nombre del Estado Islámico

El cubano que quiso explotar una bomba en nombre del Estado Islámico


"Sé un guerrero. Aprende a cortar la cabeza de tus enemigos y luego quemar el cuerpo. Aprende a ser parte del nuevo futuro del califato mundial".

Así escribía Harlem Suárez en una cuenta de Facebook que usaba en 2015, en la que se hacía llamar "Almlak Benítez", cuando sus publicaciones simpatizaban con el autodenominado Estado Islámico.

Lo que no sabía este cubano-estadounidense de 23 años es que su actividad en línea estaba siendo seguida de cerca por agentes del Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés).

"A cualquier hermano, envíeme un video o algo de cómo hacer una bomba, ¿qué necesito para hacerlo?", pidió en otro momento.

Aunque Suárez ha dicho que todo era simple curiosidad sobre cómo actúa el EI, el martes fue declarado culpable por un jurado de Florida.

En abril un juez impondrá la sentencia por "intentar usar un arma de destrucción masiva y proporcionar apoyo material a una organización terrorista".

Esos cargos graves que pueden llevarlo a una sentencia de cadena perpetua.

Una bomba en la playa

Los agentes del FBI que investigan a posibles células o lobos solitarios de grupos terroristas en Estados Unidos siguieron las pistas que iba dejando Suárez en Facebook.

Notaron que sus intenciones extremistas crecieron hasta planear la detonación de una bomba en una playa de Cayo Hueso, el archipiélago de islas turísticas del sur de Florida donde vivía.

Cayo Hueso
Cayo Hueso es una de las playas más populares de los balnearios del extremo sur de Florida.

Su plan incluía usar una bomba casera con clavos galvanizados que colocaría en el popular balneario y detonaría a distancia, según un comunicado de la Oficina del Fiscal para el Distrito Sur de Florida.

Para lograrlo se puso en contacto con un par de hombres que él pensaba que eran parte de EI.

"Puedo ir a la playa por la noche, poner la cosa en la arena, cubrirla, así que al día siguiente solo llamo y la cosa va a hacer un ruido muy fuerte", dijo el cubano a uno de ellos, según los documentos del juicio citados por la agencia AP.

En realidad sus contactos con el EI eran agentes encubiertos del FBI que buscaban evidencias sobre Suárez y qué grado de amenaza representaba.

El hombre también intentó hacer un video para publicarlo en internet con un guion que él mismo escribió como forma de reclutamiento para EI, según las pruebas presentadas por la fiscalía.

Para los investigadores, no había duda de que "Suárez quería matar a personas inocentes" en la playa de Cayo Hueso, dijo George L. Piro, agente especial a cargo del FBI en Miami.

Ataque en el maratón de Boston
El ataque en el maratón de Boston, en 2013, tuvo la detonación de bombas con clavos que causaron la muerte a tres personas y heridas a casi 300.

"Obsesionado"

Suárez es un inmigrante cubano, con residencia legal en Estados Unidos, que vivía con sus padres en Stock Island, Cayo Hueso.

Desde 2015 estaba detenido, pero su juicio de siete días en enero se dio luego de varios recursos legales que presentó la defensa para evitar que fuera juzgado por cargos de terrorismo.

En uno de ellos, su abogado Richard Della Fera alegaba que su cliente padecía problemas mentales, pero hace un año fue declarado mentalmente competente para seguir el juicio luego de varias pruebas.

Ya en el juicio, el defensor dijo que Suárez no era un terrorista, sino que solo estaba siguiéndole la corriente a los hombres que lo contactaron como miembros de EI.

Sobre sus publicaciones, los jurados escucharon que el acusado simplemente estaba "obsesionado" con las noticias de EI y su campaña extremista en Medio Oriente, según la Agencia Efe.

No hubo indicios de que Suárez alguna vez haya tenido contacto real con miembros de Estado Islámico en el extranjero, pero varios de sus mensajes en Facebook expresaron su solidaridad con ellos, dijo el FBI.

Pero uno de los anzuelos de los agentes ocurrió poco antes de su detención, cuando Suárez se presentó a una reunión con los informantes encubiertos en un motel de Homestead, Florida, donde apareció con un chaleco táctico negro, camisa negra, máscara y bufanda amarilla y negra.

Entonces fue detenido y sus "sueños terroristas le fueron negados", dijo el agente Piro del FBI.

Foto portada: Facebook

Fotos internas: Thinkstock / Getty