Consulta independentista fue una ruptura de reglas según fiscal

Consulta independentista fue una ruptura de reglas según fiscal


La consulta independentista celebrada en 2014 en Cataluña fue "una ruptura de las reglas del juego democrático" aseguró este viernes el fiscal del juicio contra el expresidente de esta rica región española Artur Mas, a quien estimó culpable de desobediencia.

"Lo que ha pasado ha sido expresión de una ruptura de las reglas del juego democrático que todos nos hemos dado, de una ruptura en definitiva de la convivencia", estimó el fiscal Emilio Sánchez en sus conclusiones finales.

El juicio, iniciado el lunes en el Palacio de Justicia de Barcelona y convertido en una tribuna política para el independentismo catalán, debe quedar visto para sentencia este viernes con las conclusiones de las partes y los alegatos finales de Mas y las otras dos acusadas, la exvicepresidenta Joana Ortega y la responsable de Educación Irene Rigau.

Los tres están acusados de desobediencia y prevaricación en la organización de la consulta sobre la independencia celebrada el 9 de noviembre en esta región a pesar de haber sido suspendido unos días antes por el Tribunal Constitucional.

En ella votaron 2,3 millones de personas y para el fiscal fue fruto de "una estrategia de desafío abierto" a este tribunal.

La defensa esgrimió durante el juicio que el gobierno se desentendió de los preparativos del voto tras la suspensión y delegó estos trabajos en 42.000 voluntarios reclutados previamente para gestionar la consulta.

"Debajo de esa actuación de voluntarios, había una actuación enmascarada y permanente de los poderes públicos", dijo el fiscal.

Acusando a los exgobernantes de actuar con "ánimo de enmascaramiento", el fiscal afirmó que "la contribución pública siguió y se intensificó de forma determinante" tras la suspensión.

Durante dos horas de presentación, aseguró que los trabajos encargados a proveedores continuaron, la web informativa siguió activa aunque podría haberse cerrado en horas según los peritos policiales, las escuelas públicas se abrieron para instalar las urnas e incluso hubo empleados públicos trabajando ese día.

El fiscal destacó que "no se está juzgando ni persiguiendo la democracia" como aseguran los independentistas, sino "un desacato a un mandato constitucional".

Artur Mas se arriesga a diez años de inhabilitación para cargos públicos y sus colaboradoras a nueve.

El juicio se vio rodeado de tensión, con una manifestación de 40.000 independentistas el lunes entorno al tribunal y reproches mutuos entre el gobierno español de Mariano Rajoy y el sucesor de Mas, Carles Puigdemont, que en septiembre quiere organizar un referéndum de autodeterminación vincula

Foto: El Diario.es



Fecha: 10 de Febrero de 2017 | AFP