Rusia halla fosas comunes en Alepo con decenas de cuerpos mutilados

Rusia halla fosas comunes en Alepo con decenas de cuerpos mutilados


Rusia denunció este lunes el hallazgo de fosas comunes con decenas de cuerpos mutilados y con disparos en la cabeza en Alepo, ciudad siria liberada la pasada semana por el Ejército sirio.

"Encontramos grandes fosas comunes con decenas de sirios que sufrieron torturas salvajes y represalias. Muchos de ellos están mutilados", dijo Ígor Konashenkov, portavoz castrense ruso.

El general ruso agregó que, "por lo visto, esto es sólo el principio".

"Los resultados de la primera inspección de los barrios de Alepo abandonados por la llamada oposición pueden impresionar a muchos", aseguró.

Moscú ha denunciado en los últimos meses el asesinato de numerosos civiles que querían abandonar Alepo a través de los corredores humanitarios habilitados por el Ejército ruso a manos de los grupos armados que controlaban el este de esa ciudad.

A su vez, Konashenkov informó sobre el hallazgo de siete almacenes con munición suficiente para armar a varios batallones de combatientes, y armamento pesado abandonado como tanques, cañones y lanzaderas de misiles.

Ahora, los zapadores rusos se están encargando de desminar la infraestructura civil de la ciudad para facilitar el retorno de sus habitantes, ya que los yihadistas colocaron minas por todas partes, incluidos coches y juguetes.

El presidente ruso, Vladímir Putin, felicitó el viernes al líder sirio, Bachar al Asad, por la liberación de Alepo y le pidió centrar a partir de ahora sus esfuerzos en el diálogo político con la oposición moderada. 

El 22 de diciembre, salía la última tanda de evacuados de los barrios asediados, muchos de los cuales se encuentran durmiendo en campos de desplazados a las afueras de la urbe. Debido a las bajas temperaturas, un bebé murió esta Navidad en uno de esos campos, que se ubican en la zona de Afrín, en la periferia en el noroeste de Alepo, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

De acuerdo con datos del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), unas 35.000 personas abandonaron los barrios sitiados del este de Alepo desde el inicio de la operación el pasado día 15 de diciembre. Desde entonces, apenas se han registrado ataques, más allá de algunas explosiones esporádicas causadas, en su mayoría, por trampas colocadas por los rebeldes antes de su marcha. 

La ONG también informó de la muerte de, al menos, 63 milicianos progubernamentales. La mayoría de ellos perdió la vida cuando fueron sorprendidos por varias explosiones de artefactos colocados como trampas en una antigua sede rebelde en el barrio de Al Sukari, anteriormente controlada por los insurgentes. 

También murieron combatientes paramilitares en este barrio y en el de Al Ansari, por explosiones en viviendas y otras sedes de la oposición armada, a las que los combatientes fieles a Damasco entraron con la intención de robar, según el Observatorio.

Entretanto, las fuerzas leales al presidente Al Asad continúan limpiando de artefactos y minas las áreas que estaban en poder de los rebeldes.

Foto: EFE



Fecha: 26 de Diciembre de 2016 | EFE