Nueva penuria en Venezuela: sin efectivo para las compras de Navidad

Nueva penuria en Venezuela: sin efectivo para las compras de Navidad


Dudas, confusión, más stress y el temor de quedarse sin efectivo ante la llegada de las fiestas navideñas. Los venezolanos recibieron de esa manera la sorpresiva decisión del gobierno, anunciada en la noche del domingo, de retirar de circulación el billete de 100 bolívares -el de mayor denominación- y sustituirlo desde el viernes por una moneda de igual valor. El problema es que sectores de la población resisten el reclamo oficial de entrega del viejo billete porque temen que sus reemplazos no llegarán a tiempo, dada la proverbial ineficacia del régimen chavista.

Las autoridades han justificado la medida como una acción de lucha frente al contrabando. En los últimos días, el presidente Nicolás Maduro viene denunciando la existencia de “mafias” en la frontera colombo-venezolana que acaparan bolívares (en especial, del billete de 100) para adquirir bienes subsidiados en Venezuela que luego revenden en Colombia con enormes ganancias. Según la tesis oficial, la medida oficial buscaría trabar el negocio de los supuestos traficantes, que habrán quedado en posesión de un gran volumen de billetes a punto de salir en circulación. Pero miembros de la oposición y analistas económicos atribuyen la medida a la ineptitud del gobierno en frenar una descomunal inflación -que en 2015 llegó al 273%, según el FMI- e incluso a la existencia de grupos ligados al poder que son los que lucran con la moneda y los tipos de cambio que existen en el país.

El anuncio tomó de sorpresa a los usuarios pues ayer fue feriado bancario. Muchos comercios han dejado de aceptar los billetes de 100 bolívares. Los ciudadanos que no disponen de tarjetas de débito, como los tres millones de pensionados y jubilados del seguro social, son los más golpeados para hacer sus compras navideñas pues podrían quedarse sin efectivo para enfrentar sus necesidades.

Con carteles en los que se leía “Sólo se recibe billetes de 100 bolívares hasta mañana”, algunos comercios recibieron a decenas de clientes presurosos que salieron ayer a realizar sus compras mirando la Navidad. “Nadie se la esperaba’’, indicó Elvis Andrade, un administrador de una panadería de 36 años. Agregó que en su comercio de Caracas recibió más pagos con billetes de 100 bolívares que lo habitual, hecho que atribuyó a que “la gente tiene miedo de perder su dinero o quedarse sin cash”.

Venezuela está sumida en una fenomenal crisis económica dominada por una galopante inflación de tres dígitos y graves problemas de escasez de alimentos y otros bienes básicos. La inflación y baja disponibilidad de dinero en efectivo han generado en las últimas semanas problemas de pago y largas filas en los cajeros automáticos de los bancos, que se han quedado cortos para atender la gran demanda de los clientes. Para atender los problemas de efectivo, el Banco Central anunció la semana pasada el lanzamiento progresivo de los nuevos papeles moneda de 500, 1.000, 2.000, 5.000, 10.000 y 20.000 bolívares, lo que da una idea de los precios por la estratósfera.

Muchos economistas consideran que el retiro del billete de 100 bolívares es “precipitado” y otros plantearon que el plazo de 72 horas fijado por el Banco Central es muy corto. El ministro de Comunicación, Ernesto Villegas, indicó que desde hoy los venezolanos tendrán 72 horas para canjear los billetes en los bancos. Pero muchos venezolanos se rehúsan a entregar su dinero antes de comprar regalos o comida para Navidad. Jesús “Chúo” Torrealba, secretario ejecutivo de la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática, criticó la decisión de ejecutar la medida en solo tres días. En su programa radial “La fuerza es la unión”, lamentó que los más afectados serán las personas de menos recursos económicos y quienes viven en sectores rurales.

“No es un anuncio económico ordenado”, afirmó el economista Luis Vicente León, presidente de la encuestadora local Datanálisis, quien atribuyó la decisión a una “estrategia deliberada (de) política de distracción”. Su colega Asdrúbal Oliveros, director de la consultora Ecolatina, advirtió sobre un posible colapso del sistema de pago y recordó que en 2008 se tardó un año en sustituir la masa monetaria. Al respecto, dijo que el Banco Central “no tiene capacidad operativa para realizar el proceso en tres días”.

El billete de 100 -el más utilizado debido a la alta inflación- conforma el 48 por ciento de la moneda en circulación en el país. “¿Cómo tu vas a pretender retirar el billete más usado en tres días? Yo no sé qué le dijeron al presidente, es algo difícil de entender y sobre todo de justificar”, concluyó Asdrúbal.

El billete de 100 bolívares tiene un cambio oficial de US$ 0,15 (lo que vale un caramelo), pero en el mercado negro del dólar solo alcanza US$ 0,02. La medida de introducir un nuevo cono monetario, esperada desde hace tiempo, supone la admisión de la devaluación del bolívar y la elevada inflación, la más alta del mundo.

El nuevo billete de mayor denominación, el de 20.000 bolívares, equivaldrá a unos US$30 (según el tipo de cambio oficial) o US$ 4,5 (en el mercado paralelo). La inflación hace que los venezolanos se vean obligados a cargar con grandes cantidades de billetes para realizar cualquier transacción menor como comprar el pan o pagar un taxi. Pero pocos creen que la situación mejorará con las nuevas medidas.

Foto: Prodavinci



Fecha: 13 de Diciembre de 2016 | clarin.com