La agresión sexual que pasó desapercibida en la gran pantalla

La agresión sexual que pasó desapercibida en la gran pantalla


El Último Tango en París es una de las mejores películas del reconocido cineasta italiano Bernardo Bertolucci. Es también uno de los más hermosos y crueles de la historia del cine. Un amor retorcido protagonizado por un maduro Marlon Brando y una jovencísima Maria Schneider.

 El juego sexual de Paul, el hombre viudo y solitario (Brando), y la confundida y atrevida Jane (Schneider), pronto muta a una relación de dependencia y sodomización. No deben saber nada de sus vidas, ni siquiera cómo se llaman. El filme causó controversia por su carga erótica y elementos de violencia en la década de los 70. La secuencia más cruda es una en la que Paul utiliza una barra de mantequilla como lubricante para violar a Jane.

En aquella época Marlon Brando tenía 48 años y María Schneider 19. Meses después se supo que la infame escena no fue consensuada. Para dotar de mayor veracidad a la historia, en complicidad con Brando, Bertolucci planeó la controvertida escena a ejecutarse en el set de filmación. A 44 años del estreno del filme, y para conmemorar El Día Internacional contra la Violencia de Género, varios medios estadounidenses rescataron una entrevista realizada al director italiano en 2013, en la que confiesa que no informó del todo a Schneider para provocar una reacción natural en su interpretación:


La recuperación del video provocó reacciones de indignación en varias celebridades de Hollywood como Jessica Chastain y Chris Evans en Twitter:


Todas las personas que aman esta película –están viendo a una chica de 19 años violada por un hombre de 48. El director planeó su ataque. Me hace sentir enferma.

Mientras que Evans confesó que no podría volver a ver la historia de la misma manera:

Nunca volveré a ver con los mismos ojos esta película, y a Bertolucci y a Brando con la misma admiración. Esto va más allá del disgusto. Me siento furioso. 

Bernardo Bertolucci nunca aceptó que Scheneider haya sido violada, en aquella confesión revela que no le dijo del todo lo que sucedería en la secuencia, como el uso de la mantequilla por parte del personaje de Brando:

La escena de la mantequilla es una idea que tuve con Marlon esa mañana antes de filmarla. Pero me porté de una manera horrible con María porque no le dije lo que iba a suceder porque quería su reacción como niña no como actriz, quería que reaccionara al acto de humillación que sintiera los gritos “no, no”. Y creo que ella me odio a mí, e incluso a Marlon porque no le contamos el detalle de la mantequilla como lubricante.

En 2007, María Schneider le dijo en una entrevista a Lina Das del Daily Mail, que la famosa escena del sexo anal no estaba en el guión y que la sodomización y el recurso de la mantequilla la hicieron sentir humillada y violada por Brando, pero admite que nunca fue penetrada:

Esa escena no estaba en el guión original. La verdad es que fue a Marlon a quien se le ocurrió la idea. Me algo antes de que tuviéramos que filmar la escena y yo estaba enojada. Debería haber llamado a mi agente o a mi abogado al set porque no puedes obligar a alguien a hacer algo que no está en el guión, pero en ese momento no lo sabía. Marlon me dijo: María, no te preocupes, es sólo una película, pero durante la escena, aunque lo que Marlon estaba haciendo no era real, yo lloraba de verdad. Me sentí humillada y para ser honesta, me sentí un poco violada, tanto por Marlon como por Bertolucci.

En esa misma charla admitió que nunca se recuperó del impacto de aquella escena:

No he perdonado a Bertolucci por la manera que me trató y aunque nos encontramos en Tokio hace 17 años, yo lo ignoró.... Además, él y Marlon hicieron una fortuna de la película y yo solo £ 2.500 

Schneider murió en 2011 a causa de un cáncer. Y aquella confesión de abuso sexual nunca tuvo eco entre sus compañeros actores ni en la industria cinematográfica. La recuperación de aquel video con la confesión de Bertolucci encendió el rechazo no solo en estrellas de Hollywood, también en el público, tanto que la ciudadana alemana Sandra Säanchey inició a través de Change.org, una campaña en la que pide a la Academia de Hollywood fijar una postura y condenar de manera pública al director italiano. Hasta el momento la petición ha encontrado apoyo en 1.267 personas.

Las revelaciones de abuso sexual en El Último Tango en París encienden la alarma y nos recuerdan cuantas veces en nombre del arte se han cometido vejaciones y se han omitido ciertas fechorías para guardar las apariencias en distintas ramas del espectáculo. Hace un mes, Tippi Hedren, la protagonista y musa de memorable película de Alfred Hitchcock, confesó el abuso y acoso sexual que recibió por parte del maestro del suspenso durante el rodaje de Los Pájaros. En octubre de este año, Rose McGowan denunció el abuso sexual de un ejecutivo de Hollywood.

El director de Funeral Parade of Roses y El último Emperador reconoce que Schneider -quien tuvo una vida marcada por la depresión y los intentos de suicidio- lo odió durante toda su vida, pero que él, pese a sentirse culpable de lo sucedido, nunca se arrepintió.


Foto: Captura

Videos: Youtube



Fecha: 5 de Diciembre de 2016 | Tomatazos