Argentina: Gobierno presiona contra plan de reducir impuesto a salario

Argentina: Gobierno presiona contra plan de reducir impuesto a salario


El Gobierno argentino salió este martes a presionar contra el proyecto de ley de la oposición para reducir los impuestos al salario de los trabajadores y advirtió que tendrá un elevado costo fiscal, inasumible para algunas provincias, y que obligará a reformar el presupuesto y a limitar las obras públicas.

En paralelo al comienzo del debate en las comisiones del Senado sobre la modificación del denominado "impuesto a las ganancias", el jefe de Gabinete de Mauricio Macri, Marcos Peña, ofreció una rueda de prensa en la que aseguró que el texto elaborado por la oposición es "mentiroso", "poco serio" y que implica un agujero presupuestario equivalente a toda la obra pública de 2017.

"Están todas las alternativas abiertas, valoramos el debate político e institucional", sostuvo Peña, antes de expresar su deseo de que los senadores de todos los bloques reviertan el paso adelante que la semana pasada dio la oposición en la Cámara de Diputados al lograr la media sanción del proyecto, pese al rechazo firme del oficialismo.

"Pareciera que lo hicieron solamente con la intención de que la vetemos (desde el Ejecutivo)", opinó el jefe de ministros, antes de acusar a los impulsores del proyecto, de distintos grupos peronistas, de buscar un "gesto demagógico" y de "mentir" a la gente dado que "los números no cierran".

"Cuando decimos que están abiertas las alternativas también está el 'no veto' y, en ese contexto, como no hay posibilidad de construir magia en términos de generar recursos donde no los hay, implicará mayores restricciones fiscales en todos los sentidos, tanto para la nación como para las provincias", pronosticó.

"Con la diferencia de que en muchas provincias, además, no le cierran sus cuentas de por sí con lo cual no sabemos por qué sus senadores votarían a favor de aumentar una deuda que no tienen para pagar", añadió.

Peña afirmó que son "optimistas" y creen que va a haber una "reflexión" pese a que, en principio, la unión de los grupos de la oposición contaría con los votos necesarios para sacar la iniciativa adelante, al igual que ya ocurrió en la Cámara de Diputados, dado que ningún bloque tiene la mayoría en ninguna de las dos cámaras.

"Los argentinos se lo merecen después de una década de engaño y estafa", incidió.

El jefe de Gabinete hizo notar también que la reducción del flujo de ingresos que recibe el Estado si se reducen los gravámenes que pesan sobre el salario de los trabajadores atenta contra lo votado en el presupuesto para 2017, aprobado pocas semanas atrás con apoyo de los bloques que ahora impulsan la modificación impositiva.

De apostar por aumentar el ya de por sí elevado déficit fiscal previsto para el próximo año, las consecuencias, según el funcionario, se dejarían notar en la inflación, lo cual "es sacarle la plata por otro lado a la gente".

La reducción de los impuestos que gravan el salario de los trabajadores fue una promesa de campaña de los principales candidatos que optaron a la Presidencia a finales de 2015, Macri incluido.

Además, es un reclamo continuo de los poderosos sindicatos argentinos, que en los últimos años organizaron duras protestas por la falta de actualización de las bases imponibles en un contexto de elevada inflación.

Tras asumir el Gobierno, el actual Ejecutivo optó por una reducción mucho más modesta de lo inicialmente previsto y, de cara a 2017 -que de nuevo será año electoral por la renovación de buena parte de las bancas del Congreso-, planteaba de nuevo un aumento acotado de las bases impositivas.

La oposición, sin embargo, apuesta por una modificación más ambiciosa para fijar en 33.500 pesos (unos 2.070 dólares) el monto mínimo de salario mensual a partir del cual se aplica el impuesto a los trabajadores solteros, actualmente fijado en unos 18.800 pesos (unos 1.160 dólares).

 Para los casados, el límite aumentaría desde 30.000 pesos (unos 1.850 dólares) a 44.000 pesos (unos 2.700 dólares).

Foto: EFE



Fecha: 13 de Diciembre de 2016 | EFE