6 técnicas para ser multiorgásmica

6 técnicas para ser multiorgásmica


Al contrario de lo que muchos creen, las mujeres sí pueden disfrutar del sexo. Y es que no sólo podemos hacerlo, sino que también fuimos construidas para sentirlo… ¿o qué el clítoris está ahí sólo por decoración? Porque por si fuera poco, somos seres multiorgásmicos por naturaleza… ¡y hay que aprovechar! Conoce estas 6 técnicas para ser toda una chica multiorgásmica

Sométete a tu cuerpo: Convertirte en una mujer multiorgásmica, sea por una vez o múltiples ocasiones, se trata de rendirte. ¿Y cómo puedes hacerle para dejarte ir y permitirte el placer? Fácil: tan sólo tienes que vaciar esa cabecita tuya. No funcionará si estás ansiosa o pensando en algo más, así como tampoco llegarás si tratas de forzarlo. Debes liberar la tensión y rendirte. Permítele a tu deseo salir de tu cuerpo y transformarse en un orgasmo, luego otro, y otro y otro y otro.

Prueba algo nuevo: Si el misionero no funciona, opta por la vaquerita, o la cucharita. Prueba algo nuevo durante el coito para que puedas encontrar tus puntos de placer. Si el sexo oral es lo que te lleva al clímax, pídele a tu galán que estimule tu clítoris durante la penetración. ¿No hay suficiente estimulación? Podrían intentar un poco de sexo anal, así como la ayuda de uno que otro juguete sexual. Para ser multiorgásmica es súper importante que seas abierta y te atrevas a experimentar más.

No pienses en los resultados: Ya sé, ya sé: más fácil decirlo que hacerlo. Te MUERES por ser multiorgásmica, así que obviamente pensarás en los resultados. El chiste es que si te concentras demasiado, no te dejarás sentir el orgasmo. Entre más conectada estés con tu mecanismo de excitación y dejes de pensar en lo que sucede, más podrás disfrutar la estimulación. Es tan fácil como disfrutar y dejarte ir.

Nunca olvides el clítoris: El clítoris es la clave para todo. Está ahí para hacerte sentir y gemir. Punto. Los hombres no tienen un órgano así, por lo que deberías disfrutarlo. No hay razón para ignorarlo, es el punto de placer máximo.

gip

Habla con tu pareja: La comunicación puede construir o destruir la experiencia sexual. Si no le dices a tu pareja lo que sientes y lo que está haciendo bien (o mal), se dará por bien servido con lo que sea, resultando en frustración y una mala experiencia.

Sé que no es fácil hablar de esto, especialmente si te da pena, pero si no lo haces, nunca conocerá la técnica para hacerte sentir tan bien.

Cree en ti: Todas las mujeres pueden ser multiorgásmicas, es un hecho. Todo está en creer que puedes hacerlo y dejar de lado la culpa, negatividad y el estrés que te detiene a disfrutar de tu placer. Toma tu turno y atrévete a recibir el placer que te mereces.


Imagen: Archivo Eme