¿Qué es el TLCAN y por qué Trump lo odia?

¿Qué es el TLCAN y por qué Trump lo odia?


El presidente electo de EE.UU., Donald Trump, planea ponerse duro con México y China desde el día 1 de su administración.

En lo más alto de la lista de prioridades de Trump está renegociar o "terminar" el TLCAN, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (conocido en inglés como NAFTA). También quiere imponer un 35% de impuestos en productos como los autos Ford que son producidos en México y vendidos en EE.UU.

Trump ha dicho que el TLCAN es "el peor tratado comercial en la historia" y lo culpa por la pérdida de empleos en el Rust Belt —o los estados del cinturón industrial del país—, estados que lo ayudaron a alcanzar la victoria la semana pasada.


Esto es lo que debes saber sobre el TLCAN.

¿Qué es el TLCAN?

Es un acuerdo comercial entre Canadá, México y Estados Unidos que fue firmado en 1994 bajo el mandato del presidente Bill Clinton. El marco del acuerdo fue creado bajo el gobierno del presidente Ronald Reagan en 1987.

El TLCAN esencialmente eliminó la mayoría de aranceles entre las tres naciones, permitiendo el flujo continuo de bienes y suministros en las fronteras. Hoy, aproximadamente 1.400 millones de dólares en productos cruzan la frontera de México y EE.UU. cada día.

El TLCAN también les facilita a las compañías mover sus operaciones de EE.UU. a México.


¿Puede Trump acabar con el TLCAn sin el Congreso?

Sí. El presidente tiene la autoridad para salirse del TLCAN bajo las normas del acuerdo. Solo tiene que darle a Canadá y a México seis meses de aviso.


¿Es verdad que Estados Unidos ha perdido empleos que se van a México por el TLCAN?


Sí, se han perdido empleos. Pero no es así de simple, porque hay millones de puestos de trabajo en EE.UU. que dependen del TLCAN.

El Economic Policy Institute estima que alrededor de 800.000 empleos se perdieron por el factor México entre 1997 y 2013. No obstante, un informe no partidista del Congreso publicado en 2015 determinó que el "TLCAN no causó grandes pérdidas de empleos como temen los críticos (del acuerdo)". Y hay análisis que muestran que Estados Unidos perdió más empleos por las máquinas y la automatización que por México.

No obstante, ha habido anécdotas de compañías que mueven sus empleos al sur de la frontera a lo largo de los años. La compañía de aires acondicionados Carrier anunció este año que moverá alrededor de 1.440 puestos de trabajo de Indiana a México.

La Cámara de Comercio de EE.UU. dice que alrededor de 6 millones de empleos dependen del comercio con México.


¿Quién gana por el TLCAN?

Las compañías estadounidenses, especialmente las automotrices, son las claras ganadoras porque se benefician de la mano de obra barata en México.

Ford y GM tienen grandes operaciones en México, pero ambas emplean muchas más personas en Estados Unidos. Trump ha criticado mucho a Ford por anunciar que moverá parte de su producción de Michigan a México. Ford ha enfatizado que la decisión no conllevará pérdida de trabajos en su planta en Michigan porque va a producir modelos distintos de autos allí.

Debido a que es más barato producir en México, los estadounidenses se benefician al pagar precios más baratos por comida, ropa, autos y aparatos eléctricos que son fabricados en México.

El comercio entre las tres naciones ha incrementado significativamente, y particularmente entre EE.UU. y México. Las exportaciones a México el año pasado subieron casi 470% comparadas con 1993, el año antes de que se implementara el TLCAN.


¿Acabar con el TLCAN haría que se recuperaran empleos?

Es poco probable. Cuando suben los costos en un país —como pasará en México si matan el TLCAN— las compañías solo mueven sus operaciones al siguiente país más barato. Podría ser otro país en América Latina o una nación asiática.

Matar el TLCAN probablemente le costaría empleos a EE.UU., millones de los cuales dependen del libre comercio con México.

Por ejemplo, los fabricantes de jeans en EE.UU. dependen del TLCAN, aunque su industria ha perdido muchos trabajos debido al libre comercio. Envían mucho del material producido a México en donde la materia prima es convertida en jeans y esos jeans son vendidos de vuelta en EE.UU. Todo ese movimiento ocurre libre de impuestos debido al TLCAN.

Los fabricantes dicen que acabar con el TLCAN haría que el costo de los jeans de México sea muy alto. Así que a pesar de que critican el acuerdo, los fabricantes dicen que acabar con el TLCAN afectaría sus negocios y los empleos.

Canadá es un problema mucho mayor en el TLCAN

Hay más casos en disputa por el TLCAN entre Canadá y EE-UU. que con México. En años recientes, ha habido más tensiones con el país del norte que con el del sur.

Foto: Shutterstock