Cuba, el vivo ejemplo de que el socialismo solo trae miseria

Cuba, el vivo ejemplo de que el socialismo solo trae miseria


Cuba es como volver al pasado. El ambiente, en dos palabras, es viejo y sucio. No hay publicidad y quizás porque tampoco hay productos que publicitar, no hay competencia, una sola marca y tipo de producto (si es que hay). Las únicas vallas por doquier es la propaganda de la dictadura con las caras de Fidel o Raúl Castro, el Che Guevara o Camilo Cienfuegos.

Y se escucha en la radio una y otra vez “en el año 58 desde la Revolución”, seguido de una noticia sobre Venezuela con las surrealistas palabras “el acaparamiento de los supermercados privados de la derecha y la prensa internacional que es su aliado; sin embargo gracias a las políticas públicas del Gobierno venezolano disminuyó la hambruna, mientras en otras latitudes del mundo pasan hambre”; ya que la presentan como la “patria hermana” y no dudo que lo sea (ya se está evidenciando).

En el socialismo no vales como ser humano, lo único de valor es tu dinero y con base en eso eres tratado, pues tienes capacidad para ayudar con el dinero para comer, vestirse y cubrir necesidades humanas.

Si eres extranjero, el trato es una maravilla, pues además de que tienes dinero (somos vistos como un símbolo de dólar) y hay interés en conseguir unos dólares para vivir, el régimen se los exige para intentar “dar una buena impresión”-aunque es difícil fingir tanto- el comportamiento es como si uno fuera de la realeza y ellos plebeyos- igual pasa con los cubano-americanos que se han ido y pueden ir de visita, que se convierten en ciudadanos con capacidad adquisitiva.

El cubano trabaja prácticamente de gratis -lo que es esclavitud- ya que se trabaja por menos de lo que se necesita para cubrir las necesidades básicas dignamente. El salario promedio de un cubano es de US$20 dólares, algunos ganan más, otros menos, algunos ejemplos aproximadamente:

-Misceláneo: $8 dólares al mes
-Enfermero: $40 al mes
-Maestro: $20 al mes
-Médico: $60 al mes

*Sin embargo el salario a los cubanos se lo pagan en peso cubano (24 pesos cubanos equivalen a un dólar).

Y a esto le agregamos que hay dos mercados en Cuba, el mercado en pesos cubanos y el mercado en dólares o cuc. El mercado en dólares tiene productos decentes y los productos de mala calidad en pesos cubanos. Sin embargo, con el salario de un cubano, las posibilidades solo alcanzan para comprar productos en pesos, pues los productos en dólar son para extranjeros normalmente, por el poder adquisitivo. Muchas veces se va al mercado en busca de algún alimento y no lo venden porque no hay, “tal vez lo saquen mañana”, te dicen, otras veces porque no tienen para darte el cambio, y a veces no tienen en que empaque (servilleta, taza, plato, vaso, bolsa, etc) ponerte el producto que quieres llevar.

Y cada familia tiene su libreta de “control de ventas para productos alimenticios”, la cual indica las personas que viven con hogar con la cantidad de alimentos que pueden comprar en la bodega del régimen, que es prácticamente lo único accesible y con un precio razonable de acuerdo al salario cubano; en pesos venden solo ciertas cosas, por ejemplo frutas, vegetales o carne no son parte de esto, esos son productos que no todos los cubanos pueden consumir. La libreta se basa en arroz, frijoles, azúcar, café, unos paquetes de pasta, nada que se pueda considerar una buena alimentación o una alimentación completa. Todo  lo manejado por el Estado es dosificado.

Poner un teléfono fijo en casa tiene un valor de US$600, una tarjeta para acceder 1 hora a internet US$2 únicamente en ciertos y pocos puntos de La Habana, una línea de celular US$40, por lo que es costosa la comunicación y, por ende, poco accesible para el cubano. Como llamar por celular es también caro, popularmente nadie se llama, sino que se timbran, para avisar por ejemplo que ya llegaron al lugar marcan pero cuelgan antes de que les contesten la llamada para no gastar su saldo y poder avisar, por ejemplo.

Actualmente hay desabastecimiento energético, esto provoca que la luz se vaya varias veces al día sin que hagan un aviso previo. Lo más preocupante es que se va hasta en lugares de emergencia, como hospitales, y el litro de gasolina a US$1.50 si es que hay, porque desde que Venezuela acabó con el petróleo, en Cuba se dejó de recibir esa “ayuda”.

En su afán de producir lo que se come, el socialismo produce alimentos de pésima calidad, porque intenta ir contra la naturaleza produciendo alimentos que no son de su zona geográfica, el clima no es apto para ciertos cultivos y carecen de equipo tecnológico para la agricultura, no tienen ventaja comparativa, la soberanía alimentaria es antinatural; el resultado: productos caros y de pésima calidad.

El estado de las escuelas y hospitales es muy deplorable, como todo Cuba edificaciones y construcciones dañadas, anticuadas y con falta de medidas de higiene. Yo pensaba por ejemplo que si el Ministerio de Salud de mi país fuera a Cuba, clausuraría Cuba.

Uno se pregunta cómo es que sobreviven los cubanos, con un salario de esclavos y un costo de la vida tan alto, un total desfase del poder adquisitivo, ¿la respuesta? irónicamente, gracias a Estados Unidos.

Las dos principales ingresos económicos de Cuba son las remesas (prácticamente todas de EEUU) y el turismo. Ingresan por año aproximadamente 1000 millones en remesas y los turistas (que sí tienen dinero para pagar los productos en dólares) es el segundo ingreso. Prácticamente todo cubano tiene un familiar que vive en el extranjero que le envía dinero para que pueda sobrevivir, al caminar por las calles y ver que la mayoría de la población viste con prendas que tienen frases como “I love NY”, “Miami beach”, la bandera de Estados Unidos, entre otros, es también evidente que el vestido de los cubanos viene desde EEUU; así como cualquier cosa moderna que porte un cubano tiene que ser que se la trajo algún amigo o familiar del extranjero.

Otra de las formas con las que sobrevive un cubano es teniendo hijos, casándose o prostituyéndose con un extranjero o extranjera a cambio de dinero. Pues es muy natural que incluso los mismos familiares anden ofreciéndoles a los extranjeros estas opciones, al mejor estilo de trata de personas.

Se comprende porque son tan famosas las 90 millas de las que todos hablan y quieren recorrer, esa es la distancia de Cuba a Miami. Muchos te cuentan la historia de su intento de huir en balsa, del tiempo que tardan ahorrando para pagarle al que los pueda sacar en una lancha y del detalle de no encender el motor hasta cierta distancia para que no los detenga el régimen cubano, mientras tanto, utilizan solamente el remo; muchos no logran salir, otros han muerto en el camino.

También algunos cubanos esperanzados con escapar en busca de una nueva vida, digna, con nuevas oportunidades, venden todo lo que tienen y se van, pero si son devueltos llegan y pues no tienen ni hogar porque han vendido su casa para poder emprender el viaje y los obligan a regresarse.

Los cubanos miran con esperanza la oportunidad que da las palabras que pronunció el dictador Raúl Castro, sobre que en febrero de 2018 dejará el mandato del régimen; aunque no se dice como se elegirá al nuevo mandatario, si será democráticamente-como debería-o impuesto-como siempre lo ha sido- se habla del actual “vicepresidente” como posible sucesor.

Lo único bueno que encontré en Cuba fue la música; quizás funciona como una especie de anestesia, un escape de la realidad. Hay mucho profesionalismo y esmero en la composición musical y exigencia de talento.

El socialismo trae miseria y Cuba es un vivo ejemplo, los derechos humanos son inexistentes y todo es centralizado y por lo tanto burocrático y colapsado, con muchas carencias y deplorables condiciones , es un sistema fallido.

Foto: Cjaronu