Vivió 6 días sin pulmones, a la espera de un trasplante

Vivió 6 días sin pulmones, a la espera de un trasplante


Cuando tuvo que elegir entre que su esposa posiblemente muriera en su cama o en una mesa de operaciones, Chris Benoit eligió un procedimiento quirúrgico experimental, el primero de su tipo. Los cirujanos removerían no sólo uno sino los dos pulmones de Melissa Benoit.

La mujer de Burlington, Ontario, estaba tan enferma, que no podía hablar por sí misma.

"Estaba inconsciente y lo había estado durante algún tiempo", dijo Melissa Benoit. "Así que (mi familia) tomó la decisión basada en mis deseos anteriores – simplemente sabiendo quién soy".

Chris Benoit recuerda el momento en que tomó la decisión en abril. Él, su hermana y el hermano de Melissa hablaron a la vez. "No nos tomó mucho tiempo insistir en que Melissa querría ir hasta el final y luchar con la cirugía experimental", dijo.

De hecho, Melissa Benoit, entonces de 32 años, había estado sufriendo durante años. Era paciente de fibrosis quística, había estado luchando con múltiples infecciones que habían devastado sus pulmones a lo largo de tres años. La fibrosis quística es un trastorno hereditario que afecta a las células que producen moco, sudor y jugos digestivos, y causa daño a los pulmones, el sistema gastrointestinal y otros órganos del cuerpo.

Ella había estado tomando antibióticos por vía intravenosa, pero luego se enfermó con gripe, lo que desencadenó una tos tan terrible que se fracturó sus costillas.

A mediados de marzo aterrizó en el St. Michael's Hospital de Toronto.

"Ellos pensaron que iban a mejorar rápido con antibióticos", dijo. "Desafortunadamente, eso no sucedió, el último día que recuerdo fue el domingo de Pascua de 2016, donde estaba esperando una cama de la UCI", añade.

Mientras estaba inconsciente, la infección no podía ser controlada, así que a principios de abril, la transfirieron -sedada y con respiración asistida- a la Unidad de Cuidados Intensivos Quirúrgicos del Hospital General de Toronto.

Ella estaba sufriendo de "grave infección bacteriana que involucraba sus pulmones, y la bacteria era muy resistente a los fármacos, así que a pesar de estar tomando antibióticos, no estaba muy bien controlada", dijo el doctor Atul Humar, director del programa de trasplantes en Toronto General Hospital y presidente de la Sociedad Canadiense de Trasplantes. Humar no estaba directamente involucrado en el cuidado de Benoit.

Ahogándose en la sangre y el pus que llenaban sus pulmones, había estado jadeando para respirar – aferrándose a la vida – durante días. Era evidente que Benoit necesitaba un trasplante de pulmón, pero un respirador convencional no era suficiente para ayudarla hasta que los pulmones de un donante estuvieran disponibles.

Para ayudarla a respirar y ganar más tiempo, los médicos le pusieron un soporte extracorpóreo de pulmón, un dispositivo médico de soporte vital de vida que se usa con frecuencia para ayudar a los pacientes que esperan un trasplante.

Amanda Spriel, perfusionista del Toronto General que participó en el procedimiento, explicó que esta máquina funciona como los pulmones. Drena la sangre del cuerpo, la oxigena y elimina el dióxido de carbono, y luego bombea la sangre limpia de nuevo al paciente.

Para otros pacientes que esperan un donante de pulmón, esta máquina es suficiente para ayudarles a sobrevivir. En el caso de Benoit, su condición sólo empeoró.

La infección se apoderó de sus pulmones, se derramó en su torrente sanguíneo y causó shock séptico, dijo Spriel, agregando que "significaba que no podían hacer un trasplante de pulmón. No se puede trasplantar a alguien que está en shock séptico".

Moriría si no se hacía nada.

El doctor Shaf Keshavjee, cirujano jefe de la University Health Network, dijo que "se tomó una decisión radical" con su familia. "Como sus pulmones estaban tan infectados, los extirpamos ... y eso nunca se había hecho antes".

Histórico

Aunque radical, la idea "hace sentido en términos científicos", dijo Humar. "Sabemos que cuando usted tiene infecciones en cualquier parte del cuerpo, si puede eliminar la fuente de la infección, a menudo es una buena manera de tratar la infección".

170125174156-01-canadian-lung-transplant-exlarge-169

En estos días, debido a que los antibióticos excelentes pueden hacer frente a la mayoría de las infecciones, los médicos ya no recurren a esta práctica, explicó:

"Ciertamente, en tiempos históricos, la cirugía se utilizó para el tratamiento de infecciones graves".

Un equipo de 13 personas, liderado por Keshavjee, entró en la sala de operaciones y retiró sus pulmones en un procedimiento de nueve horas.

Hinchados con pus y moco, sus pulmones estaban tan duros como balones de fútbol, dijo Keshavjee.

Una vez que le quitaron los pulmones, el equipo quirúrgico le puso un Novalung en el lado derecho de su corazón para trabajar con la máquina extracorpórea de apoyo pulmonar en sustitución de la función respiratoria, dijo Keshavjee. ElNovalung es un sistema de soporte pulmonar que oxigena la sangre y se utiliza típicamente para apoyar a los pacientes con colapso pulmonar antes de extirpárselos.

"Obviamente, fue una decisión muy difícil porque había muchas incógnitas en cuanto a si sería técnicamente posible, pero teóricamente y fisiológicamente, tenía sentido que funcionara", dijo. "Estábamos felices de poder lograrlo, era el primer paso para estabilizarla con los dispositivos y el segundo paso para llevarla a través un trasplante de pulmón, que no es una operación pequeña".

Del cielo a la Tierra

"Me llevaron a la UCI con una cavidad torácica vacía, excepto por mi corazón", dijo Benoit. Sin embargo, a las pocas horas de la cirugía radical, comenzó a mejorar. Ya no necesitaba medicación para la presión arterial, la mayoría de sus órganos mostraban signos de reparación.

"La sepsis mejoró", dijo, y fue puesta de nuevo en la lista de espera de trasplante de pulmón.

"Esperé seis días antes de recibir mi par perfecto de pulmones nuevos", dijo Benoit, quien dice que el cambio es impresionante.

"Nunca he tenido la experiencia de respirar así antes", dijo. "Siempre sentía que estaba respirando a través de una paja."

La fibrosis quística no se repetirá en sus pulmones trasplantados, según sus médicos, que dicen que esto es importante ya que muchas personas con la enfermedad mueren de pulmones infectados. Sin embargo, todavía tiene la genética de la fibrosis quística, que puede afectar a otros sistemas en su cuerpo, incluyendo el sistema digestivo.

"Ella tiene un pronóstico muy bueno", dijo Keshavjee. "Los pulmones están funcionando bien, ella ha pasado por la rehabilitación, y ahora está caminando y viviendo una vida más normal y llevando a su hija a la escuela".



Fecha: 30 de Enero de 2017 | CNN