Los principales sospechosos del crimen que conmovió a Islandia

Los principales sospechosos del crimen que conmovió a Islandia


La Policía cree que es "casi seguro" que Birna Brjánsdóttir fue asesinada. También creen que tienen a los asesinos, dos miembros de la tripulación del barco pesquero de Groenlandia Polar Nanoq, ya detenidos. Pero la única certeza es que el helicóptero de la Guardia Costera TF-LÍF encontró el cuerpo de la chica, en un caso que sigue manteniendo en vilo a Islandia, un país casi sin crímenes. El cadáver fue hallado este domingo en la playa cercana al faro Selvogsviti, en la costa sur de la península de Reykjanes.

Los primeros 8 días de misterio

Birna tenía 20 años, vivía en Reykjavík, la capital de Islandia y le gustaba salir de noche, como a cualquier chica de su edad. La joven -de pelo largo y castaño claro, tirando al pelirrojo- tomó de más durante la noche del viernes 13 de enero y no se supo más de ella hasta que apareció muerta, 8 días después.

Sus padres llamaron a la Policía Metropolitana el sábado 14 de enero, cuando Birna no fue a trabajar. Había salido con un amigo la noche anterior y fue vista por última vez por unos conocidos al retirarse del Bar Húrra, en el centro de Reykjavík, a las 5 de la mañana. Las cámaras de seguridad la muestran tambaleándose en las calles nevadas, después de comprar un kebab. Estaba sola. Nadie la seguía.

Sus padres no esperaron nada para llamar a la Policía porque era muy raro que Birna no se comunicara con ellos.

El rastro

Las cámaras de seguridad la registran por última vez en la calle Laugavegur, a las a las 5:25 de la madrugada. A los pocos segundos, se ve a un auto Kia Rio muy cerca del lugar donde Birna desapareció. El foco de la investigación se centró entonces en encontrar ese coche.

Algo no está bien desde el momento en que alguien se "esfuma" en Islandia, y Birna tuvo el peor final. Su búsqueda se convirtió en la mayor de una persona desaparecida en la historia de ese país, que tiene un índice de crímenes de 1,8 por año, desde 2003.

El cuerpo

Este sábado y domingo las unidades de búsqueda y salvataje de Islandia, la Policía, la Guardia Costera y al menos 570 voluntarios de ICE-SAR, una asociación de rastreo y rescate, la habían buscado ya como un cadáver. Y Birna estaba muerta. A las 13 del domingo, los medios locales dan la noticia. Desde que se obtuvo el rastro, 775 voluntarios participaron en una unidad de búsqueda masiva que cubrió 7.000 kilómetros de costa y caminos.

Los hechos

El martes por la tarde, la Policía ubicó el Kia que los llevó a los dos marineros detenidos en el puerto de Hafnarfjörður el miércoles. También se confirmó que el ADN en la sangre encontrada en el coche pertenece a Birna. Y hasta se supo que los sospechosos intentaron limpiar el auto antes de devolverlo a la empresa de alquiler, el sábado.

Si tuvieron contacto con Birna, lo hicieron entre las 5.25 y el mediodía del sábado. Justo cuando los padres de la joven se acercaban a la comisaría.

Las pericias sobre el auto revelan que los marineros, o al menos uno de ellos, manejaron por rutas de ripio que no son aptas para coches compactos como un Kia, como ser los campos de lava en la península de Reykjanes.

Los puntos "ciegos" del caso

El caso parece resuelto. Pero lo que mantiene la "fascinación" en Islandia es que la Policía aún tiene muchas preguntas por resolver. Por ejemplo, el arresto y la liberación de un tercer sospechoso y la detención de un cuarto hombre, que tenía gran cantidad de droga en el mismo barco de los marineros detenidos.

Según los investigadores, ambos casos se están esclareciendo por separado. Sin embargo, uno de los detenidos por el crimen de Birna también está acusado por los 20 kilos de hashish (valuados en 2 millones de dólares) encontrados en el barco.

Tampoco confirmaron a los medios la causa de muerte de la joven. La hipótesis es que murió en el Kia rojo, pero no se encontró el arma asesina, tampoco el teléfono de la víctima. La última vez que la antena de celulares detectó su señal fue en Hafnarfjörður, cerca del puerto donde estaba el Polar Nanoq, a las 5:50 de la madrugada. Luego, fue apagado.

El desconcierto aumenta

La Policía no puede determinar exactamente qué hicieron los marineros entre las 5.25, cuando las cámaras registran por última vez a Birna, y las 6.10, cuando las imágenes muestran al coche de los sospechosos volver al puerto.

Pero diez minutos antes, a las 6 de la mañana, al Kia rojo se lo ve haciendo movimientos erráticos en un campo de golf. A las 7, uno de los marineros sube al barco, el otro se va manejando y vuelve al puerto a las 11.30.

La Policía tampoco logra determinar qué hizo ese marinero durante cuatro horas y media. Cuando regresa al puerto, entra justo al área donde más tarde se encontrarían los zapatos de Birna. Estuvo allí 25 minutos, donde no hay cámaras de seguridad. La Policía cree que los zapatos podrían haber sido plantados para engañar a los investigadores.

Tampoco se sabe dónde fue tirado el cadáver. Los que sí se confirmó es que no fue arrojado desde el barco y se cree que fue lanzado al océano desde la costa.

La Policía sigue trabajando en rastro del celular de Birna, se cree que allí está el lugar de su muerte y la resolución del caso.

Foto: BBC Mundo



Fecha: 24 de Enero de 2017 | Clarin