La técnica de interrogatorio considerada tortura que Trump aprobaría

La técnica de interrogatorio considerada tortura que Trump aprobaría


"He estado hablando con la gente en los niveles más altos de inteligencia y les he planteado la pregunta: ¿funciona de verdad la tortura? Y la respuesta fue: Sí, absolutamente".

Con esta declaración el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, defendió una vez más la efectividad del llamado "waterboarding" o ahogamiento simulado, una táctica de interrogatorio prohibida en el país.

Durante su primera entrevista con la televisión, ofrecida a la cadena estadounidense ABC News este miércoles, el republicano dijo: "Quiero hacer todo dentro de los límites de lo que está permitido legalmente, pero ¿considero que (la tortura) funciona?".

"Absolutamente, considero que sí", declaró.

No es la primera vez que Trump defiende el controvertido método de ahogamiento simulado, que es considerado una forma de tortura y ha sido prohibido en Estados Unidos.

Durante su campaña presidencial, Trump indicó que ordenaría a los soldados llevarlo a cabo y "ser más duros con los sospechosos de terrorismo".

Sin embargo después suavizó esta posición y dijo que no ordenaría a los militares que violaran las leyes internacionales.

¿Qué es el 'waterboarding'?

La técnica del waterboarding consiste en inmovilizar al individuo bocarriba sobre una tabla, cubrirle la cara con un paño y verterle agua en la boca y nariz para generar la sensación de ahogamiento.

La Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) incorporó esta práctica en el programa del ejército de EE.UU. después de los ataques del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York.

Además de éste, el programa de la CIA incluía otros métodos de tortura, incluido azotar a los sospechosos contra las paredes y confinarlos en cajas similares a ataúdes.

Se supo, por ejemplo, que miembros importantes de Al Qaeda, como Abu Zubaydah y Khalid Sheikh Mohammed fueron sometidos al ahogamiento simulado decenas de veces bajo detención de la CIA.

Un informe del Comité de Inteligencia del Senado publicado en diciembre de 2014, concluyó que el uso de tortura de la CIA fue "brutal e ineficiente" y que la agencia mintió repetidamente sobre su utilidad.

A pesar del informe, algunos exfuncionarios de la CIA continuaron insistiendo en que con los métodos de tortura se obtuvo "información factible".

El ahogamiento simulado ahora es ilegal en Estados Unidos. El expresidente Barack Obama prohibió la tortura como técnica de interrogatorio en 2009.

Y a fines de 2016, una enmienda anti tortura se convirtió en ley. Esta establece en el Manual de Campo del Ejército que no puede haber "tratamiento cruel, inhumano y degradante".

Las cosas ahora pueden cambiar.

Trump puede reescribir el manual. Sin embargo la estipulación de la ley de que "no puede haber uso o amenaza de fuerza" no puede eliminarse con una orden ejecutiva.

¿Reinstaurar la tortura?

Durante su entrevista con ABC News, el presidente estadounidense indicó que consultaría a su secretario de Defensa, James Mattis, y al director de la CIA, Mike Pompeo, "y si ellos no quieren hacerlo, está bien".

"Confiaré en Pompeo y Mattis y en mi grupo y si ellos no quieren hacerlo, está bien. Si ellos sí quieren hacerlo entonces trabajaré hacia ese fin", declaró Trump.

Tanto Mattis como Pompeo han indicado su oposición a la reintroducción del ahogamiento simulado como método de interrogatorio.

En una entrevista con el diario estadounidense The New York Times, Trump declaró que "le sorprendió" que Mattis le dijera que no encontraba utilidad en esta táctica de interrogatorio.

"(Mattis) me dijo: 'Nunca la he encontrado útil'" señaló Trump. "Me dijo: 'Siempre he considerado que puedo obtener más con un paquete de cigarrillos y un par de cervezas que con tortura'".

Pompeo, el director de la CIA, se ha mostrado más ambivalente al respecto. Ha defendido el uso de técnicas severas pero durante su audiencia para la confirmación de su cargo declaró que "no reinstalaría en absoluto" esos métodos.

Donald Trump no es el único que piensa que la tortura sí funciona como método de interrogatorio.

Un sondeo global llevado a cabo por el Comité Internacional de la Cruz Roja y publicado en diciembre pasado, encontró que casi la mitad de los estadounidenses creen que las tácticas de tortura sí son útiles para obtener información del "enemigo".

Según el sondeo, 46% de los estadounidenses indicaron que la tortura sí debería usarse y 30% se mostraron en desacuerdo.

Fotos: Getty Images, ABC News, AP



Fecha: 26 de Enero de 2017 | BBC Mundo