Cómo saber si es el fuckbuddy de tus sueños y no un amigo con derechos

Cómo saber si es el fuckbuddy de tus sueños y no un amigo con derechos


Confundir tres conceptos básicos en la vida del ser humano: sexo, amor y amistad, es como dar un paso al vacío. No tener claro dónde se está parado o en qué plano se encuentra la persona con la que compartimos alguna de estas tres condiciones, es tan caótico como un remolino de mentiras que cada día se hace más y más grande. Nadie niega que sea posible y placentero tener un fuckbuddy o bien, un amigo con derechos, pero ¿conoces las diferencias entre uno y otro, estás dispuesto a asumir las condiciones alrededor de cada título, sabes cómo proteger a tu corazón, puedes controlar tus sentimientos durante una relación en la que lo único que importa es el sexo?


Fuckbuddy vs amigos con derechos


Los dos recostados sobre la cama de un motel.

Fuckbuddy: ¿Qué tal estuve, tuviste un orgasmo?

Amigo con derechos: ¿Qué tal estuvo tu día, te ayudé a desestresarte?


Suena tu celular a las 2:00 a.m.

Fuckbuddy: ¿Qué onda, nos vemos? Tengo muchas ganas.

Amigo con derechos: Hola. Te estuve marcando para invitarte a una fiesta pero no te encontré, ¿quieres venir? Después podríamos irnos juntos.


Faltan dos horas para que amanezca.

Fuckbuddy: Ya me voy. Tengo muchas cosas que hacer pero nos marcamos, ¿OK?

Amigo con derechos: Subimos a la azotea a ver el amanecer y después nos metemos a la cama de nuevo, ¿te parece?


Justo en el clímax del encuentro sexual.

Fuckbuddy: Esta es la posición que más te gusta, ¿verdad?

Amigo con derechos: Me encanta estar contigo. Después de esto pedimos tu pizza favorita, ¿va?


Acabas de cambiar de look y le preguntas: “Me corté el cabello, ¿lo notaste?”

Fuckbuddy: ¿Ah, sí?

Amigo con derechos: ¡Te ves muy bien!, ¿te hiciste algo?


Te reúnes con esa persona y notas que está demasiado borracho(a) como para concentrarse en ti.

Fuckbuddy: Lo único que quiero es estar encima de ti.

Amigo con derechos: ¿Quieres tomar algo antes?


Le hablas para saber cómo va su día o simplemente para conversar sobre algún tema sin importancia.

Fuckbuddy: ¡Qué onda! Hoy no creo poder verte pero te aviso cuándo podemos reunirnos donde siempre, ¿OK? (Y te cuelga inmediatamente).

Amigo con derechos: Hola, ¿cómo estás? Si quieres hoy hacemos algo diferente, vamos por un café y platicamos.


Plantea cualquiera de las dos opciones en tu cabeza. Imagínate con esa persona que despierta tanto apetito sexual en ti y compara sus reacciones en ambos casos para comprender las diferencias. Una vez que hayas entendido el abismo que separa a un fuckbuddy de un amigo con derechos, sabrás que la mejor opción es tener a alguien con quien sólo mantengas relaciones de tipo sexual y por otro lado, a alguien con quien no mezcles nada más que una gran amistad.


Razones para conseguir al fuckbuddy que siempre soñaste y no confundirlo con tu amigo con derechos:


No tienes ninguna responsabilidad o compromiso con esa persona.

Puedes tener otras parejas sexuales sin que tu fuckbuddy se moleste o te reclame.

No debes invertir tiempo ni energía en esa persona, pues sólo se verán cuando los dos lo deseen.

Eres libre de hacer y deshacer lo que quieras, además él o ella no tiene por qué pedirte ninguna explicación.

En el momento en que lo decidas puedes decirle a esa persona que no lo quieres ver más.

Nadie saldrá lastimado en caso de que alguno se aburra del otro.

No tienes que cerrarte a otras posibilidades. Puedes seguir conociendo a otras personas.


El hecho de aclarar la situación desde el inicio evitará que alguno de los dos termine con el corazón roto. Tener un amigo con el que también puedas tener relaciones es muy distinto que conocer a alguien sólo para el sexo. Decide en cuál de las dos situaciones te quieres involucrar y acepta las consecuencias de lo que elijas, las razones para tener un fuckbuddy sobran pero ¿en verdad eres capaz de no enamorarte?



Fecha: 26 de Enero de 2017 | Cultura Colectiva