Brasil: Inflación cerró 2016 por debajo del techo de la meta con 6,29%

Brasil: Inflación cerró 2016 por debajo del techo de la meta con 6,29%


La inflación en Brasil cerró el 2016 en 6,29%, por debajo del techo de la meta establecida por el Banco Central (BCB), lo que abre la puerta a nuevos recortes de la tasa de interés para oxigenar una economía en recesión.

El resultado anual fue inferior a la meta de 4,5%, más o menos dos puntos, que estableció el BCB y también de la media de 6,34% estimada por 25 economistas sondeados por el diario económico Valor. Además, marcó una fuerte desaceleración respecto del 10,67% registrado en 2015, que fue la mayor inflación que tuvo el país en 13 años.

En la antesala de que el Comité de Política Monetaria del BCB fije el nivel de la tasa de referencia -el consenso del mercado es que habrá un recorte-, los precios volvieron a mostrar una tendencia a la estabilización en diciembre con un alza de 0,3%, levemente por encima del 0,18% de noviembre, informó el miércoles el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

"Fue el indicador más bajo para un mes de diciembre desde 2008 (0,28%), apuntó el organismo en su informe.

El dato de inflación es altamente sensible de cara a un esperado recorte de la tasa de interés y, poco después de conocerse el dato, el presidente Michel Temer anticipó que la tendencia bajista de los precios seguirá a lo largo del 2017.

"Nadie esperaba que a final de año llegase abajo de la meta establecida. La proyección para este año es una reducción aún mayor de la inflación para que quede en el centro de la meta", dijo en una reunión televisada con algunos de sus ministros.

El BCB anunciará este miércoles en la tarde su decisión de política monetaria al cierre de los mercados. Una mayoría de analistas y operadores apuesta a una quita de 0,5 puntos porcentuales, que la dejaría en 13,25%, aunque en los últimos días crecieron las expectativas de que la baja llegue hasta 0,7 puntos.

De confirmarse, sería el tercer corte consecutivo tras un ciclo de casi cuatro años sin cambios.

 Empresarios piden audacia 

El ritmo de la desaceleración de la tasa de inflación es uno de los principales argumentos del sector productivo para pedir una política monetaria audaz al BCB que intente reanimar una economía en recesión, que acumula una pérdida de riqueza de más de 7% en los últimos dos años.

El ajuste "dependerá de la trayectoria de la inflación, pero todo indica que está cayendo a una velocidad un poco mayor y permitirá al BCB reducir la tasa Selic con una mayor intensidad", dijo a la AFP Margarida Gutierrez, economista de la Universidad Federal de Rio de Janeiro (UFRJ), en una entrevista realizada el martes.

En sus últimas actas, el Comité de Política Monetaria dio a entender que podría acelerar el ritmo de los recortes. La encuesta Focus del BCB indica una expectativa de que la tasa caiga a 10,50% en 2017.

La meta de inflación fijada para ese año es igual a la del 2016, pero con una variación menor: un punto y medio.

La escalada de los precios en 2016 fue liderada por el capítulo de Salud y Cuidados Personales, con un acumulado de 11,04%, seguido por el de Educación (8,86%). Pero por su fuerte ponderación, "el grupo de alimentos y bebidas ejerció la mayor influencia sobre los índices del mes y del año", detalló el IBGE.

"En un año en que la producción agrícola quedó 12% abajo de la de 2015, el consumidor pasó a pagar una media de 8,62% más cara la adquisición de alimentos", agregó.

Los costos de las comunicaciones (1,27%) y los costos de vivienda (2,85%) fueron los que menos crecieron en el año.

La combinación de recesión con una aceleración de precios golpea a Brasil desde 2015, cuyo PIB se contrajo 3,8% ese año y proyecta otra caída de 3,5% en 2016.

Foto: Getty Images



Fecha: 11 de Enero de 2017 | AFP