Borges, un abogado de bajo perfil con estudios en Oxford

Borges, un abogado de bajo perfil con estudios en Oxford


El opositor Julio Borges, elegido este jueves presidente de la Asamblea Nacional venezolana (Parlamento), fundó uno de los principales partidos de oposición venezolanos, y es un abogado que, a pesar de su paso por la televisión, prefiere mantener un bajo perfil.

"Es un tipo muy, muy sencillo en su cotidianidad, es un hilvanador de proyectos y obsesionado por recuperar la democracia en el país. Es un tipo discreto, cero estridente y muy educado", le dijo un colaborador de Borges a la periodista Anna Carolina Maier.

Aunque inició su andar en política en el año 1992, cuando siendo aún estudiante creó la Asociación Civil Primero Justicia, un movimiento que promovía el modelo de "justicia de paz", Borges se hizo popular con su programa "Justicia Para Todos", que se transmitió en señal abierta a finales de la década de los años 90.

Pero tras pasar por la TV, Borges y Primero Justicia, que se constituyó en partido en el año 2000 en el marco de las llamadas "megaelecciones", entraron de lleno en el ruedo político y el abogado ganó un escaño en el Parlamento.

A mediados de esa década dos hechos marcaron la carrera de Borges: su apoyo al paro petrolero de 2002 y su postulación a la Presidencia de la República en 2006.

En ambos casos sus propuestas terminaron en fracaso, y en el marco general de la crispación política que vivía Venezuela, los opositores se retiraron de los comicios legislativos de 2005.

La estrategia de abstención, que los opositores reconocieron luego fue un error, forjó en Borges un carácter participativo que mantiene hasta hoy.

"Siempre hemos cedido en favor de la Unidad. Soy una persona de convicciones, coherente en sus posiciones y eso nos ha permitido construir lo que hasta hoy hemos alcanzado", dijo Borges en un comunicado recordando la estrategia abstencionista de 2005.

Graduado de abogado en la Universidad Católica Andrés Bello de Venezuela, y con maestrías en el Boston College y la Universidad de Oxford, Borges tiene dos placeres no confesados: los restaurantes de carne y las gaseosas de cola negras, según cuentan sus allegados.

Casado con la periodista Daniela Matheus, y padre de cuatrillizos, la familia es "parte central" de su vida.

Este jueves compartió una imagen en su cuenta de Twitter en la que se ve a su pequeña hija Ana ayudándole a anudar su corbata antes de asistir a la sesión del Parlamento.

La fe también juega para él un rol importante. El nuevo presidente del Parlamento heredó de su esposa, nacida en el estado Lara, la devoción por la Divina Pastora, y suele asistir, junto a su familia, a la procesión que se realiza cada año en honor de la santa patrona.

El trabajo en el Parlamento le ha costado daños físicos. En 2003 fue golpeado por sus compañeros de la bancada oficialista, y hace solo meses afectos al Gobierno de Nicolás Maduro le atacaron con tubos en las cercanías del Consejo Nacional Electoral (CNE).

Por esta última acción, que tuvo el rechazo general de los venezolanos, debió ser operado tras sufrir una fractura de nariz.

La puntualidad es su seña, razón por la cual siempre se traslada en motocicleta para evitar el atestado tráfico caraqueño.

Es esta misma necesidad de ser puntual la que le llevó este jueves a pedir, nuevamente, la realización de elecciones en Venezuela.

En 2016 la propuesta opositora del referendo revocatorio contra el Gobierno del presidente Nicolás Maduro encontró escollos judiciales, y las elecciones de gobernadores, que debieron realizarse en diciembre, fueron pospuestas.

"Nuestra lucha es imponer la paz a través de la no violencia, por el voto, por la Constitución y por el cambio (...). Esta es la consigna por la que vamos a luchar todo este año: que se hagan las elecciones que nos tocan", dijo en su discurso al ser investido.

La presidencia del Parlamento este año podría potenciar su perfil frente a los otros líderes de oposición que figuran siempre en las quinielas como presidenciales: su compañero de partido Henrique Capriles, Henry Ramos Allup y Leopoldo López. 



Fecha: 5 de Enero de 2017 | EFE